La Orquesta Sinfónica de Bilbao y Marta Zabaleta en el Delibes

OSCYL-PROGRAMA-13-BOS-

Con Paul Mann en vez del inicialmente previsto director brasileño Isaac Karabtchevsky, la Orquesta Sinfónica de Bilbao empezó a demostrar su calidad con una deliciosamente rossiniana Obertura de Los esclavos felices, calidad que confirmó en la segunda parte con una buena interpretación de la Sinfonia del Nuevo Mundo, en la que destacó el Largo, de una intensidad emocional poco habitual. El Auditorio, repleto, aplaudió a rabiar a la orquesta y a Paul Mann, que había desplegado una enorme actividad sobre el podio y decidió regalar una habitual y efectiva propina, la Danza húngara nº1 de Brahms.

Continuar leyendo

Anuncios