Glière: Concierto para arpa y orquesta

Cristina Montes. Joven Orquesta Nacional de España, Manuel Hernández Silva.
17 de Enero de 2017

gliere

Glière fue un contemporáneo exacto de Ravel, y sólo dos años más joven que Rachmaninov. Siguió el camino musical de este último, permaneciendo firmemente anclado en el estilo y las técnicas que había aprendido en su juventud, sin desviarse nunca del colorido estilo cosmopolita ruso. Pero a diferencia de Rachmaninov, jamás abandonó los vastos territorios del Imperio ruso ni de su sucesor, la Unión Soviética. Su evitación de cualquier sonido modernista o radical también lo mantuvo en el lado adecuado ante la demanda soviética de un arte accesible, el “realismo socialista”.

Continuar leyendo

Elgar: In the South (Alassio)

OSCyL, Damian Iorio.
12 y 13 de Enero de 2017
alassio-costa-lupara-richard-west

Alassio: Costa Lupara (Richard West)

Entonces, como un relámpago, todo vino a mí: Arroyos, flores, colinas; las distantes montañas nevadas a un lado y el azul del Mediterráneo al otro; el conflicto armado de no hace demasiado tiempo, en ese mismo lugar donde yo estaba ahora, el contraste entre las ruinas y lo cuidado. Y luego, súbitamente, volví a la realidad. En ese espacio de tiempo había compuesto la obertura; lo demás fue solo transcribirla.

La escena tuvo lugar en un glorioso día de primavera en el valle de Andora, “En el sur” de Europa, aunque no en el de Italia, muy cerca de Alassio, un pequeño puerto del golfo de Génova en que el feliz Elgar se hallaba de vacaciones con su familia. Y, quizás para expresar aquel relámpago, la obra se inicia, recordando los primeros compases del Don Juan de Straus, como la vigorosa y deslumbrada mirada del que descubre un mundo luminoso.

Continuar leyendo

Mussorgsky: Cantos y danzas de la muerte

Egils Silins. OSCyL, Vladimir Fedoseyev
17 y 18 de Noviembre de 2016

Ilya_Repin -Mussorgsky

Los Cantos y danzas de la muerte son un ciclo de cuatro canciones que Mussorgsky compuso en 1870 sobre poemas de Arseny Golenishchev-Kutuzov, un pariente lejano cuyo nombre ha pasado a la posteridad gracias a esas piezas en las que describe la muerte de un niño, la de un joven, la de un alcoholizado y la de un soldado. Compuestas para voz y piano, el propio Mussorgsky tenía intención de orquestarlas, pero esa labor fue llevada a cabo doce años después por Glazunov y Rimsky-Korsakov y más tarde, en 1962 por Shostakovich, para la soprano Galina Vishnevskaya*, un trabajo que más adelante daría pie a su Sinfonía nº 14. Y aunque posteriormente han escrito nuevas orquestaciones autores como Denisov, Aho y el español Ramón Lazkano, es la de Shostakovich, adaptada para bajos o barítonos, la que más a menudo se escucha.

Continuar leyendo

Berlioz: Sinfonía Fantástica

3 y 4 de Noviembre de 2016
OSCyL, Andrew Gourlay

Programa Fantástica

Berlioz escribió las notas del programa de su Fantástica en dos ocasiones, en los programas de 1845 y 1855. La diferencia más sustancial entre ambos textos es precisamente la importancia que da a su programa, que en el segundo pierde la categoría de “indispensable” para la comprensión de la obra. Otra novedad, menor, es que, según este último, el protagonista se halla bajo los efectos del opio desde el principio. Por lo demás, las diferencias son mínimas, y en el último movimiento no las hay.

Continuar leyendo

Smetana: El Moldava

3 y 4 de Noviembre de 2016
OSCyL, Andrew Gourlay

“Por el canto se llega al corazón; por el corazón, a la patria” Esa era la divisa de los músicos bohemios en los años de juventud de Smetana, cuando poco podía imaginar que iba a pasar a la historia como el padre de la música checa, y que un día, siguiendo el modelo de su admirado Franz Liszt, iba a componer un conjunto de poemas sinfónicos que pueden considerarse el paradigma de la música nacionalista. O que, más de cien añosdespués, en la ciudad de Praga se iba a organizar cada primavera un festival de música clásica que comenzaría siempre con la interpretación de esa obra el día del aniversario de su muerte. Pero si hubiese conocido el futuro, también habría sabido que el destino le iba a hacer compartir la trágica suerte de Beethoven, porque con cincuenta años y de forma mucho más rápida que él, iba a quedarse completamente sordo. “Si mi enfermedad es incurable, preferiría ser liberado de esta vida”, escribió en su diario: Vivió diez años más y fue en ese período de forzada tranquilidad impuesta por la sordera cuando compuso los seis poemas sinfónicos que, evocando la naturaleza, la historia y las leyendas de su país, forman el ciclo Ma vlast (Mi patria). Y en el que se halla la más popular de sus  partituras, la dedicada al rio Moldava (Vltava), que el propio Smetana describió asi:

Continuar leyendo