Verdi: Misa de Réquiem

Tatiana Melnychenko, Agunda Kulaeva, Garrett Sorenson, Nikolay Didenko. Coros de Castilla y León. OSCyL, Andrew Gourlay
21 y 22 de Junio de 2018
Requiem de Verdi

Per l’anniversario della morte di ALESSANDRO MANZONI. XXII Maggio MDCCCLXXIV MESSA da REQUIEM di GIUSSEPPE VERDI

...ópera en hábitos eclesiásticos (von Bülow)
…sería mejor no decir nada (Wagner)
…esta obra sólo puede estar hecha por un genio (Brahms)

Desechadas las dos vitriólicas reacciones de Wagner y el director von Bülow ante el Réquiem de Verdi, el público primero y la historia después dieron la razón al doble reconocimiento, al autor y a su obra, con que replicó inmediatamente Brahms. Desde luego, en ningún caso una “ópera en hábitos eclesiásticos”, un absurdo para alguien tan anticlerical como Verdi, cuyo Réquiem ni siquiera es una oración dirigida a un Dios en quien no creía, sino una misa laica, un monumento fúnebre dedicado a su admirado Alessandro Manzoni, el referente político, cultural y ético del Risorgimento cuyo nombre no resaltaba gratuitamente en la portada de Ricordi, y al que Verdi profesaba auténtica adoración:

Es un impulso, o mejor dicho, una necesidad del corazón lo que me impele a honrar, tanto como pueda, a este Gran Hombre, a quien tanto he admirado como escritor y venerado como hombre, modelo de virtud y patriotismo.

Continuar leyendo

Anuncios

Brahms: Concierto para piano nº 2

Javier Perianes. OSCyL, Andrew Gourlay.
14 y 15 de Junio de 2018

Pasaron más de veinte años entre el Primer y el Segundo Concierto para piano de Johannes Brahms. Un perfeccionista crónico, Brahms había estado cinco años escribiendo borrador tras borrador de su Primer Concierto para piano, y se sentía prudentemente esperanzado acerca de su éxito. Tras una recepción algo decepcionante en Hanover, el estreno oficial en Leipzig fue un completo desastre. Aunque lo tocó bien, todos, incluso el director, odiaban su música. El compositor de 25 años trató de tomárselo con calma, y ​​le comentó a un amigo que “el fracaso no me ha causado ninguna impresión… Después de todo, por ahora solo estoy experimentando y encontrando mi camino”. Pero los silbidos del público y las brutales críticas lo dejaron conmocionado, y sus hábitos de trabajo se volvieron aún más laboriosos y autocríticos. En una carta a su íntimo amigo Joseph Joachim, juró: “El segundo sonará diferente”.

Cuando acabó el Concierto para piano n.°2, Brahms tenía 48 años y era el experimentado orquestador que había completado recientemente su Segunda Sinfonía. Llevaba tres años trabajando de modo intermitente en su Segundo Concierto al que sardónicamente se refería como una “pesada cruz “y un “prolongado terror”. En una carta de julio de 1881 a su amiga Elisabeth von Herzogenberg, su característica ironía era aún más pronunciada de lo habitual: “No me importa decirte que he escrito un diminuto, diminuto concierto para piano con una diminuta, diminuta pizca de scherzo”.
Continuar leyendo

Brahms: Sinfonía nº 3

OSCyL, Pablo González
14 y 15 de Junio de 2018

Es difícil imaginar que la Tercera Sinfonía de Brahms fue una vez música contemporánea. Para los oyentes de hoy es rotundamente clásica, en cuanto que es una obra de perdurable excelencia, íntimamente familiar y amable. Sin embargo, la Tercera de Brahms fue en su momento una novedad, difícil para las orquestas y difícil para el público. Pero incluso cuando la música de Brahms era nueva, no era radical. Brahms pretendía escribir música digna de resistir al lado de la de Beethoven; fue esa preocupación la que le contuvo durante veinte años antes de colocar la doble barra al final de su primera sinfonía. Hugo Wolf, el atrevido compositor de canciones, dijo, “Brahms escribe sinfonías independientemente de lo que sucede mientras tanto”. No lo dijo como cumplido, pero rozó una importante verdad: Brahms fue el primer compositor en desarrollar con éxito la rigurosa línea de pensamiento sinfónico de Beethoven.

Continuar leyendo

Brahms: Concierto para piano nº 1

Javier Perianes. OSCyL, Andrew Gourlay.
7 y 8 de Junio de 2018
BRAHMS
Mi concierto ha sido un brillante y decisivo (…) fracaso (…), no despertó ningún tipo de sentimiento ni en los ejecutantes ni en la audiencia (…). Este fracaso no me impresionó en absoluto. Después de todo, estoy aún en fase de experimentación y voy orientándome a tientas. Sin embargo, pensándolo bien (…) los silbidos fueron en verdad excesivos.
Johannes Brahms. Carta a Joseph Joachim.

La razón dice que todos los adultos han tenido infancia, pero seguro que Vd. conoce gente que no puede imaginarse como jóvenes. Entre los compositores, Johannes Brahms es uno de los que parece anclado en una mediana edad eterna. Él mismo contribuyó a esa imagen, con sus largas barbotas. Se preguntará Vd. por qué estoy extendiéndome con el aspecto personal del compositor en vez de dedicarme a su música: Es porque aquí vamos a hablar de la obra de alguien que para muchos de nosotros nunca existió, el Johannes Brahms de los veinte años.

El Concierto para piano No. 1 nació en medio de una tormenta psicológica. Entre 1854 y 1858, sin ningún Dr. Freud disponible que consultar, Brahms llegó a un acuerdo consigo mismo escribiendo su música. Hoy diríamos que estaba afrontando su relación edípica con los sustitutos de sus padres, Robert y Clara Schumann. El no hubiera sabido lo que eso significaba. Pensaría que era un Romántico, tan confundido y frustrado en su amor como tantos otros jóvenes de su tiempo o de cualquier tiempo. Lo que le hacía distinto era poseer medios técnicos e intelectuales para expresar sus emociones.

Continuar leyendo

Brahms: Variaciones sobre un tema de Haydn

OSCyL, Andrew Gourlay
7 y 8 de Junio de 2018

Partitura original de la primera versión, para dos pianos, de las “Variaciones sobre un tema de Haydn” de Brahms

El tema de estas variaciones no es realmente de Haydn, aunque Brahms lo creyera durante toda su vida. Lo cual hace muy pretencioso renombrar la  obra como “Variaciones San Antonio”, como a veces se hace. Es cierto que la melodía en cuestión era originalmente un coral procesional en honor de San Antonio de Padua insertada en una composición para octeto de vientos. El octeto fue atribuido a Haydn por un amigo de Brahms, el musicólogo Carl Ferdinand Pohl, que había descubierto el manuscrito, pero las investigaciones modernas han demostrado que su autor fue Ignaz Pleyel, el aventajado alumno de Haydn. Esto, sin embargo, no tiene ninguna relación con la coral original (que en cualquier caso no es ni de Haydn ni Pleyel) ni con lo que Brahms hizo con la melodía en su brillante conjunto de variaciones.

Continuar leyendo

Dvorak: Sinfonía nº 8

OSCyL, Eliahu Inbal
25 y 26 de Mayo de 2018

Dvorak en la casa de Vysoká en que compuso su Octava Sinfonía

Gran parte del pensamiento sinfónico de finales del siglo XIX está relacionado con el hacer muchas cosas al mismo tiempo, con tal concentración de estructuras y motivos, de armonía y contrapunto, que una de las cosas más obvias pero más difíciles de lograr en la música puede olvidarse en una compleja vorágine sinfónica de ideas y tecnicismos. Estoy hablando del arte de escribir melodías: no de cualquier vieja melodía, sino de componer una sinfonía completa rebosante de melodías que lleguen directamente a las zonas de placer musical de cualquier oyente, pero que también puedan crear un completo edificio sinfónico.

De todo lo cual es un ejemplo la Octava de Antonin Dvořák. No es que Dvořák fuera un bohemio más apegado a su tierra y en contacto con sus raíces de lo que los alemanes y los austro-germanófilos nunca pudieran ser: la Octava, compuesta en 1889, hubiera sido inimaginable para Dvorak sin Beethoven y Brahms como modelos y catalizadores. Sin embargo, Dvořák tuvo un don del que sus predecesores sinfónicos carecieron, y es que él podía componer un torrente aparentemente interminable de melodías indelebles y fundirlas en una orquestación cristalina. Además, en la Octava Sinfonía encontró la forma de presentar simultáneamente su sobreproducción melódica al tiempo que creaba un tipo de discurso sinfónico definitivamente propio.

Continuar leyendo

Mendelssohn: Concierto para violín y orquesta

Augustin Hadelich. OSCyL, Eliahu Inbal
25 y 26 de Mayo de 2018

Gewandhaus de Leipzig, 1845

El concierto para violín y orquesta de Félix Mendelssohn, es una de las obras más líricas y agradables de su tipo y una de las composiciones para violín más frecuentemente interpretadas. Se estrenó en Leipzig el 13 de marzo de 1845.

Continuar leyendo

Tchaikovsky: Allegro moderato del Concierto para violín

Kotek con Tchaikovsky, 1877

El Concierto para violín en Re fue escrito en 1878 durante el período inmediatamente posterior a la huida de Tchaikovsky de su desastroso matrimonio. Para escapar, viajó a Francia, Italia y Suiza, donde se encontró con su viejo amigo, el violinista Joseph Kotek. Juntos tocaron la Sinfonía Española de Lalo, y la experiencia impulsó aparentemente a Tchaikovsky a ponerse a trabajar inmediatamente en un concierto. Los bocetos se completaron en solo once días y la partitura se completó en dos semanas más. Aunque Kotek le aconsejó en la parte solista, la obra fue dedicada al famoso Leopold Auer. (Kotek fue más tarde recompensado con otra dedicatoria.) Sin embargo, cuando llegó el momento de interpretar la pieza, tanto Kotek como Auer rechazaron la solicitud de Tchaikovsky para estrenarla, alegando que era imposible de tocar debido a las muchas dobles cuerdas, glissandi, trinos , saltos y disonancias. La primera interpretación se retrasó hasta el 4 de diciembre de 1881, cuando Adolf Brodsky la efectuó con la Filarmónica de Viena. Aunque algunos en la audiencia elogiaron la obra, el famoso crítico Eduard Hanslick opinó que en realidad despedía un “mal olor”. Pocos años más tarde, Auer alentaba a sus alumnos a que la estudiasen.

Continuar leyendo

Tchaikovsky: Romeo y Julieta (Obertura-Fantasía)

OSCyL, Andrew Gourlay
11 y 12 de Mayo de 2018
The Reconciliation of the Montagues and Capulets Over the Dead Bodies of Romeo and Juliet (Frederic Leighton)

Que no Obertura de Romeo y Julieta: Obertura a secas, sin “de”, sin ballet ni ópera, aunque hubo un intento. O, más rigurosamente Obertura-Fantasía, el subtítulo que le puso Tchaikovsky a este explícito poema sinfónico, una de las páginas más memorables de la historia de la música, que, curiosamente, no tiene número de opus.

Continuar leyendo

Tchaikovsky: Concierto para piano n.º 1 (2*)

Denis Kozhukhin. OSCyL, Lucas Macías
19 y 20 de Abril de 2018
Toqué el primer movimiento. ¡Ni una sola palabra, ni un solo comentario! ¡Si supieras qué estúpida e intolerable resulta la situación de alguien que cocina un plato para un amigo y ve cómo se lo come en silencio! Ah, una palabra, una crítica amable, pero ¡por amor de Dios, al menos una palabra de simpatía, ya que no de alabanza!. Rubinstein estaba fraguando su ataque y Hubert aguardaba a ver lo que pasaba y a que hubiera una razón para inclinarse hacia uno u otro lado. Yo no quería de ningún modo opiniones referentes al aspecto artístico. Necesitaba observaciones sobre la técnica pianística. El elocuente silencio de R era muy significativo. Parecía estar diciendo: “Amigo mío, ¿cómo puedo hablar de detalles cuando el todo me disgusta?” Me armé de paciencia y toqué hasta el final. De nuevo silencio. Me puse de pie y pregunté: “¿Y bien?” Entonces, surgió un torrente de la boca de Nikolay Grigoryevich, suave al principio, luego creciendo más y más hasta convertirse en el sonido de un Júpiter Tonante. Resultó que mi concierto no valía nada y era imposible de interpretar; tenía pasajes tan fragmentados, tan torpes, tan mal escritos que era imposible arreglarlos; la obra en sí era mala, vulgar; en algunos sitios había copiado de otros compositores; sólo había dos o tres páginas que valía la pena preservar; el resto debía ser desechado o completamente reescrito. “Aquí, por ejemplo, esto, ¿qué es todo eso?” (caricaturizando mi música en el piano) “¿Y esto? ¿Cómo podría nadie …”, etc., etc. Lo peor de todo, que no puedo reproducir, es el tono en que pronunciaba esto. En una palabra, un testigo imparcial en aquel lugar, podría haber pensado que yo era un maníaco, un insensato aficionado que había venido a presentar su basura a un músico eminente. Hubert había advertido mi obstinado silencio, y se hallaba asombrado y sorprendido de que estuviesen propinando tal bronca a alguien que ya había escrito muchas obras y había dado un curso de composición libre en el Conservatorio, de que tan despectivo juicio cayera sobre él sin apelación -un juicio como usted no pronunciaría ante un alumno con el más mínimo talento que hubiese descuidado alguno de sus deberes- y se puso a explicar el juicio de NG, sin rectificarle en lo más mínimo sino solo suavizando lo que Su Excelencia había expresado con tan poca ceremonia.

Continuar leyendo