Beethoven: Sinfonía nº 5

Orquestra de Cadaqués, Gianandrea Noseda.
19 y 20 de Mayo de 2017

Beethoven

Esta es la sinfonía que, al lado de la imagen de Beethoven, agitado y despeinado, ha acabado representando la grandeza de la música. Quizás estamos hablando solamente de los segundos iniciales, de igual forma que sólo podemos recordar vivamente y con precisión la sonrisa de la Mona Lisa, o las primeras diez palabras del monólogo de Hamlet. Es difícil saber cómo tan pocas notas, tan sencillamente enlazadas, han podido llegar a ser tan populares; ciertamente hay quienes sostienen que no es esta la sinfonía más grande de Beethoven, como la Mona Lisa no es tampoco el mejor cuadro de Leonardo; el propio Beethoven prefería su Heroica a la Quinta Sinfonía. Y, sin embargo, no es mucho más famosa de lo que merece, pues no se puede encontrar fácilmente otra composición que en su alcance expresivo y poder estructural represente mejor lo que es la música.

Continuar leyendo

Mussorgsky: Cuadros de una exposición

OSCyL, Andrew Gourlay
4 y 5 de Mayo de 2017

Tableaux d'une exposition

No es probable que el arquitecto y pintor ruso Viktor Hartmann hubiese pasado a la historia, si Mussorgsky, su amigo y cómplice en la defensa del arte ruso, no hubiese compuesto una Serie de diez piezas para piano evocando la exposición organizada con su obra tras su prematura y súbita muerte. Pero también es cierto que buena parte de la enorme popularidad de los Tableaux d’une exposition se debe al atractivo de la música de programa, a la relación entre la música y unas estampas en este caso, y por tanto, a la existencia de Hartmann y de esa amistad.

Continuar leyendo

Rachmaninov: La isla de los muertos

OSCyL, Andrew Gourlay
4 y 5 de Mayo de 2017

Rachmaninov vio por primera vez la popular pintura de Arnold Böcklin, La Isla de los Muertos, en una reproducción en blanco y negro el año 1907 en París. Y se quedó tan fascinado por esa misteriosa imagen, con el solitario bote portando un ataúd hacia la isla,  que empezó a escribir sobre él casi de inmediato, sin siquiera esperar a ver el original a todo  color. Cuando más tarde viajó a Leipzig para ver una de las cinco versiones diferentes que Böcklin pintó de La Isla de los Muertos, comentó que nada podía igualar su primera impresión. Incluso sugirió que tal vez nunca habría compuesto La isla de los muertos si hubiera visto esa pintura primero. (El cuarto lienzo de Böcklin fue destruido en la Segunda Guerra Mundial, otra de las pinturas perteneció a Hitler durante muchos años, ahora se encuentra en la colección de la Galería Nacional de los Museos Estatales de Berlín).

Continuar leyendo

Sibelius: En Saga

20 y 21 de Abril de 2017
OSCyL, Andrew Gourlay

Esta es una de las primeras obras orquestales de Sibelius, y rebosa de energía juvenil. Es también un trabajo altamente atmosférico, claramente evocador de la amada Finlandia del compositor, de su gente, su orgullosa historia, su campo y sus paisajes. El título (sueco, no finlandés, que significa “Un cuento de hadas”) sugiere que es una obra programática, y de hecho parece que hay una “historia” musical presente; el compositor, sin embargo, nunca identificó ninguna inspiración extra-musical específica.

Continuar leyendo

Britten: Matinées musicales

OSCyL, Jesús López Cobos
30 y 31 de Marzo de 2017

Cualquiera que escuche las Matinées musicales de Britten sin estar al tanto de la naturaleza de esa obra podría pensar que alguien se estaba confundiendo, pues nada más inesperado y alejado del compositor inglés que esa música: Tan lejano como Rossini, pues suyas son realmente las cinco piezas que forman esta suite, la segunda de las dos que Britten arregló en sus primeros años a partir de temas de Rossini, en su mayoria de la colección de canciones reunidas bajo el título de Soirées musicales que el italiano compuso tras abandonar la ópera. De hecho, las Matinées de Britten fueron escritas a instancias del American Ballet Company para complementar la primera colección, titulada Soirées musicales como la obra de Rossini, y servir para la música de un ballet que se llamaría Divertimento, estrenado con coreografía de Balanchine en 1941

Continuar leyendo