Britten: Concierto para violín

Vilde Frang. OSCyL, Jesús López Cobos
30 y 31 de Marzo de 2017
antonio-brosa

Antonio Brosa (La Canonja, Tarragona, 27 de junio de 1894 – Barcelona, 23 de marzo de 1979)

El Concierto para violín en re menor, fue la primera obra que Britten completó tras llegar a Estados Unidos, en 1939, y hay en ella un homenaje a maestros admirados: A Beethoven, presente ya en la percusión que inicia el concierto de Britten como lo hace el suyo,  a Prokofiev en el Scherzo y a Bach en la Passacaglia. Pero en el tono angustiado de los primeros compases se puede evocar también el Concierto para violín de Alban Berg, a cuyo estreno en el XIV Festival de Música Contemporánea de la Sociedad Internacional  celebrado en el Palau de la Música de Barcelona el 19 de Abril de 1936 había asistido Britten. Dos días después, sería él quien presentaría allí en público su Suite op.6  para violín y piano, interpetándola él mismo acompañado por Antonio Brosa. Y fue este violinista catalán  quien, además de asesorar a Britten durante su composición, estrenaría su Concierto para violín en Nueva York, con John  Barbirolli al frente de la Filarmónica de esa ciudad.

Continuar leyendo

Britten: Matinées musicales

OSCyL, Jesús López Cobos
30 y 31 de Marzo de 2017

Cualquiera que escuche las Matinées musicales de Britten sin estar al tanto de la naturaleza de esa obra podría pensar que alguien se estaba confundiendo, pues nada más inesperado y alejado del compositor inglés que esa música: Tan lejano como Rossini, pues suyas son realmente las cinco piezas que forman esta suite, la segunda de las dos que Britten arregló en sus primeros años a partir de temas de Rossini, en su mayoria de la colección de canciones reunidas bajo el título de Soirées musicales que el italiano compuso tras abandonar la ópera. De hecho, las Matinées de Britten fueron escritas a instancias del American Ballet Company para complementar la primera colección, titulada Soirées musicales como la obra de Rossini, y servir para la música de un ballet que se llamaría Divertimento, estrenado con coreografía de Balanchine en 1941

Continuar leyendo