Shostakovich: Sinfonía nº 14

Magdalena Anna Hofmann, Thomas Oliemans. OSCyL, Gordan Nikolic.
23 y 24 de Febrero de 2017

Lo que iba a ser una estrecha relación entre los dos compositores y entre los artistas anglo-soviéticos que interpretarían sus obras, se inició con el encuentro de Shostakovich y Benjamin Britten en 1960. El motivo de la visita de Shostakovich a Londres fue el estreno de su Concierto nº 1 para violoncello y el chelista Rostropovich y su esposa la soprano Galina Vishnevskaya se unirían al círculo de Britten y Shostakovich influyendo en composiciones de Britten como la Sonata para violonchelo y, desde luego, en el Requiem de guerra. La influencia soviética en Britten también fluyó en dirección contraria y la Sinfonía nº 14 de Shostakovich, además de estar dedicada a Britten, debe mucho al estilo musical del inglés, así como, obviamente, a las “Canciones y Danzas de Muerte” de Mussorgsky que Shostakovich había orquestado recientemente.

Continuar leyendo

Bruckner: Sinfonía nº 7

10 y 11 de Febrero
OSCyL, Eliahu Inbal
La llegada de Bruckner al cielo (Otto Bóhler)

La llegada de Bruckner al cielo (Otto Böhler)

Bruckner tenía sesenta años cuando saboreó por primera vez un éxito de público. Las ovaciones que recibió tras el estreno de su Séptima sinfonía duraron quince minutos y la prensa no sólo se quedó extasiada, sino también perpleja ante el descubrimiento de este talento maduro. A pesar de que Bruckner nunca más disfrutó del fácil éxito de su Séptima Sinfonía, desde ese momento fue reconocido como uno de los pocos compositores cuya obra exigía atención, y su nombre se hizo rápidamente tan famoso como el de sus contemporáneos, Brahms y Wagner.

Continuar leyendo

Richard Strauss: Concierto para oboe

Stefan Schilli. OSCyL, Eliahu Inbal
10 y 11 de Febrero de 2017

richard_strauss

El Concierto para oboe (1945-1946) de Strauss data de las etapas finales de la carrera del compositor. Fruto de la experiencia de toda una vida, es considerado como una de las mejores obras jamás compuestas para este instrumento. Strauss lo escribió a sugerencia de John De Lancie, un soldado americano y oboísta profesional que estuvo acuartelado en Garmisch al final de la Segunda Guerra Mundial.  Aunque De Lancie grabó el concierto y lo interpretó a lo largo de su carrera como oboísta principal de la Philadelphia Orchestra, el trabajo fue estrenado por Marcel Saillet en Zurich el 26 de febrero de 1946.

Continuar leyendo