Richard Strauss: Las alegres travesuras de Till Eulenspiegel (2)

Antonio Méndez, OSCyL
19 y 20 de Octubre de 2016

Inicialmente, Strauss consideró que la historia del medieval alborotador Till Eulenspiegel era digna de un tratamiento operístico completo. Pero fuera que  todavía le escociese el fracaso de Guntram o que simplemente se lo pensara mejor, acabó logrando el justo equilibrio en 1895 con la concentración de energía y la concisión de los poemas sinfónicos. El personaje de Till se remonta (como poco) al siglo XV, en cuentos de pícaras desventuras y engaños.  Su leyenda juega en gran parte con la común creencia de que la avaricia se puede hallar en cualquier rincón de las casas de los poderosos y que denunciarlo es un don de  locos ingeniosos de buen corazón. La versión Strauss de las hazañas de Till se abre con expectación, como la primera página del cuento de un niño. Una vez que la escena ha sido correctamente presentada y el héroe identificado, el oyente sigue el destructivo camino de Till en el que arremete  igualmente contra trabajadores, pastores e intelectuales. Su empeño le lleva ante los jueces de la ciudad quienes, valorando las fechorías que ha cometido a lo largo de su vida, le encuentran merecedor nada menos que de la muerte. Till, fiel a su personaje hasta el final, deja ir una última frase burlona que la ejecución corta en seco de modo dramático. Con esta desagradable parte de la historia liquidada, Strauss emplea la última página del libro en recordar la primera, al asegurar a los que tengan la menor duda, que Till, independientemente de lo que acabamos de presenciar, sigue vivo.

Jeff Counts, Utah Symphony

Continuar leyendo

Anuncios

Richard Strauss: Muerte y transfiguración

Antonio Méndez, OSCyL
19 y 20 de Octubre de 2016

Tod_und_Verklaerung

Hay poemas sinfónicos en los que la música dibuja lo que explica el texto, como Till Eulenspiegel, y poemas sinfónicos en los que la música explica lo que las palabras no pueden explicar, como Muerte y Transfiguración. Unos y otros pueden ser, y los ejemplos propuestos lo son, igualmente geniales, pero dónde la música llega a su terreno más propio y exclusivo es en los últimos, en los que el argumento es más abstracto y la música debe atender más a las emociones que a las anécdotas de una historia.

Continuar leyendo

Respighi: Pinos de Roma

OSCyL, Andrew Gourlay.
5 y 6 de Octubre de 2017

El único compositor italiano que hasta hace bien poco había destacado fuera del mundo de la ópera, Ottorino Respighi, debe su fama a una serie de poemas sinfónicos, entre los que destacan los tres ambientados en la capital de su patria, Fuentes de Roma, Fiestas Romanas y Pinos de Roma. Este último, seguramente el más popular, está formado por cuatro escenas brillantemente orquestadas por este neoclásico discípulo de Rimsky-Korsakov  influido por Debussy y Wagner, escenas que él mismo se encargó de  describir en el prefacio de su partitura:

Continuar leyendo