Berlioz sin queja y Schoenberg… parece que tampoco

OSCYL-PROGRAMA-17-14-15

Berlioz no hubiese tenido queja de la velocidad que Juanjo Mena imprimió ayer a la vibrante coda del Primer movimiento de Harold en Italia, ni tampoco de la entrada del arpa al final de la Marcha de los peregrinos, ni del tempo de la orquesta en la Serenata, que, desde la impecable fusión del oboe y el piccolo al principio, hasta el último compás, fue un movimiento brillantísimo. Alguna duda quizás al ver cómo el Segundo movimiento se iniciaba con un tempo muy rápido, pero que al aligerar la Marcha resultó tan benéfico como dar en la iglesia un poco de vida al cansino cantar de las beatas. Y tampoco hubiese tenido queja Berlioz de la cálida e intensa sonoridad de la viola de Roberto Diaz, que hipnotizó al Auditorio en el pasaje central de esa marcha. Al acabar, no hubo queja en el público, y el violista agradeció sus aplausos demostrando también su habilidad técnica con una espectacular propina que hubiese hecho las delicias de los fans de Jimmy Hendrix, este movimiento de la Sonata para viola de Hindemith que se encuentra en Youtube, interpretada por él mismo:

Continuar leyendo

Berlioz: Harold en Italia

Roberto Diaz. OSCyL, Juanjo Mena.
21 y 22 de Mayo de 2015.

Childe Harold's Pilgrimage (Albert Pinkham Ryder)

Pocas semanas después del concierto que me reivindicó, Paganini vino a verme. “Tengo una viola maravillosa, dijo, una magnífica Stradivarius que me gustaría tocar en público. Pero no tengo la música adecuada. ¿Le gustaría escribir una pieza para ella? Usted es el único en quien puedo confiar para esta tarea “. “Ciertamente, respondí, me siento más halagado de lo que puedo expresar, pero para estar a la altura de sus expectativas y para que un virtuoso como usted se luzca en una obra de ese tipo, hay que saber tocar la viola, y yo no sé. Desde mi punto de vista, sólo usted puede resolver este problema”. “No, insisto, dijo Paganini, usted va a hacer un buen trabajo; por mi parte estoy ahora demasiado enfermo para componer música y no puedo ni pensar en ello.”

Continuar leyendo