Poesia con el Mosaico de sonidos, teatro con Fazil Say y música con un grandísimo Damian Iorio al frente de la OSCyL

oscyl-programa-6-16-17-libro_page001

La sensible partitura de Emilio Aragón para La flor más grande del mundo, el cuento de Saramago que nos ha contado y bailado un puñado de discapacitados ganándose unos prolongados y emocionados aplausos, ha puesto la poesía y la ternura en un concierto memorable. Luego, Fazil Say ha puesto el teatro, destrozando el Adagio del Concierto para piano nº 23 de Mozart con una interpretación muy efectista pero nada efectiva si lo que se pretende compartir es algo más que un histriónico canturreo bajo la ducha. Con muy poco pedal y tocando muy sincopadamente, los movimientos extremos han sido aceptables, y extraordinaria la coordinación con la orquesta, un mérito de ambas partes que luce espectacularmente en muchos momentos de la maravillosa partitura de Mozart. La propina ha confirmado ampliamente la impresión negativa; la misma elección, nada menos que el popular e impactante  Andante del 21, en el que el pianista nos ha regalado una insuperable colección de gesticulaciones y contorsiones que parecían indicar lo bien que se lo estaba pasando, él solo, eso sí, porque la emoción ha brillado de nuevo por su ausencia. Continuar leyendo

La música la han puesto Spinosi y los músicos

programa-antigua-2-16-17_page001

Tras interpretar y cantar con el público We wish you a merry Christmas y Noche de paz como había hecho dos días antes, siempre con su cálida y chispeante simpatía, Spinosi ha despedido en olor de multitud el segundo concierto del ciclo de música antigua de esta temporada con el Ensemble barroco de la OSCyL reforzado por cinco miembros del Ensemble Matheus, uno por cuerda.  Merecidamente, porque sin violín y sin travesuras ha dirigido de forma deliciosamente handeliana dos pasajes orquestales de Serse, y con su violín y su ya conocido y nada inoportuno taconeo final, el Concierto para dos flautas de Telemann en el que Pablo Sagredo (que ya había impresionado antes acompañando un aria del Orlando furioso de Vivaldi) y André Cebrian han protagonizado con sus traveseras unos largos minutos de extraordinaria belleza.

Continuar leyendo

Seducidos por la simpatía (y el arte) de Spinosi

programa-antigua-1-16-17_

Bastante por debajo de las expectativas que crea el nombre de Jean-Christophe Spinosi, el concierto se desarrollaba entre la monotonía de un par de obras de Vivaldi para flauta, La notte y el Concierto en Do mayor,  interpretadas de forma muy poco estimulante  tanto por el solista Jean-Marc Goujon como por el Ensemble Matheus, y la poco acertada Serenata Nocturna de un Mozart irreconocible (y no por las bromas que, en la línea de Kremmer, han amenizado su final, sino por la absoluta falta de delicadeza de la interpretación), cuando Spinosi, rebosante de simpatía y aprovechando los siempre  graciosos esfuerzos de hablar en una lengua que no se conoce, se nos ha metido a todos en el bolsillo mostrando la correlación entre los versos del soneto que preludia la partitura del Verano de Las cuatro estaciones y su música. Luego, aunque ese  concierto de Vivaldi también ha sido aderezado por algunas bromas que no venían muy a cuento (incluyendo unos compases que si no eran de Ennio Morricone lo parecían), el conjunto ha sonado muy bien, y por si el Concierto para dos violines en re mayor, que ha interpretado a gusto y con mucho gusto en compañía de Laurence Paugam, no hubiese bastado para dejar muy buen sabor de boca, nos ha regalado un par de amables y emotivos momentos con dos villancicos participativos, We wish you a Merry Christmas y Noche de Paz, redondeando un final feliz.

Magnífico concierto de la OSCyL con López Cobos en dos hitos del sinfonismo

oscyl-programa-5-16-17_page001

Antes de iniciar la Sinfonía Alpina, Jesús López Cobos, en un gesto que ojalá tenga continuidad, se ha dirigido al  público para hablar de la gran obra de Strauss, señalando, además de los 101 años que ha tardado en llegar a Valladolid, los 150 años que la separaban de la Sexta de Haydn escuchada en la primera parte, y como, pese a la enorme evolución del género que íbamos a tener ocasión de comprobar, los mimbres eran los mismos. Y ha presentado con la orquesta los nueve temas que la integran. Bravo

Continuar leyendo

Silins culmina triunfalmente el concierto ruso dirigido por Fedoseyev

oscyl-programa-4-16-17

Cambió la sinfonía, la Séptima de Prokofiev en vez de la Sexta anunciada en el programa de la temporada, y cambió el orden, de modo que fue esta obra la que abrió el concierto, en una sobria y coherente versión en la que Fedoseyev mostró toda la melancolía y la tristeza que se oculta tras la aparente sencilla ingenuidad de este testamento musical, especialmente memorable el vals del segundo movimiento. Curiosamente, el director ruso optó por la coda optimista que Prokofiev quiso eliminar, el coletazo de un Pedro Eulenspiegel que no existe en la obra. Continuar leyendo