Tchaikovsky: Concierto para piano n.º 1 (2)

Denis Kozhukhin. OSCyL, Lucas Macías
19 y 20 de Abril de 2018
Toqué el primer movimiento. ¡Ni una sola palabra, ni un solo comentario! ¡Si supieras qué estúpida e intolerable resulta la situación de alguien que cocina un plato para un amigo y ve cómo se lo come en silencio! Ah, una palabra, una crítica amable, pero ¡por amor de Dios, al menos una palabra de simpatía, ya que no de alabanza!. Rubinstein estaba fraguando su ataque y Hubert aguardaba a ver lo que pasaba y a que hubiera una razón para inclinarse hacia uno u otro lado. Yo no quería de ningún modo opiniones referentes al aspecto artístico. Necesitaba observaciones sobre la técnica pianística. El elocuente silencio de R era muy significativo. Parecía estar diciendo: “Amigo mío, ¿cómo puedo hablar de detalles cuando el todo me disgusta?” Me armé de paciencia y toqué hasta el final. De nuevo silencio. Me puse de pie y pregunté: “¿Y bien?” Entonces, surgió un torrente de la boca de Nikolay Grigoryevich, suave al principio, luego creciendo más y más hasta convertirse en el sonido de un Júpiter Tonante. Resultó que mi concierto no valía nada y era imposible de interpretar; tenía pasajes tan fragmentados, tan torpes, tan mal escritos que era imposible arreglarlos; la obra en sí era mala, vulgar; en algunos sitios había copiado de otros compositores; sólo había dos o tres páginas que valía la pena preservar; el resto debía ser desechado o completamente reescrito. “Aquí, por ejemplo, esto, ¿qué es todo eso?” (caricaturizando mi música en el piano) “¿Y esto? ¿Cómo podría nadie …”, etc., etc. Lo peor de todo, que no puedo reproducir, es el tono en que pronunciaba esto. En una palabra, un testigo imparcial en aquel lugar, podría haber pensado que yo era un maníaco, un insensato aficionado que había venido a presentar su basura a un músico eminente. Hubert había advertido mi obstinado silencio, y se hallaba asombrado y sorprendido de que estuviesen propinando tal bronca a alguien que ya había escrito muchas obras y había dado un curso de composición libre en el Conservatorio, de que tan despectivo juicio cayera sobre él sin apelación -un juicio como usted no pronunciaría ante un alumno con el más mínimo talento que hubiese descuidado alguno de sus deberes- y se puso a explicar el juicio de NG, sin rectificarle en lo más mínimo sino solo suavizando lo que Su Excelencia había expresado con tan poca ceremonia.

Continuar leyendo

Anuncios

Schoenberg: Noche transfigurada

OSCyL, Lucas Macías
19 y 20 de Abril de 2018

Para componer su “Noche transfigurada”, Schoenberg se inspiró en un poema narrativo de su contemporáneo Richard Dehmel. Es típico de su época por su febril intensidad expresionista. Una mujer está sola en un bosque. Está embarazada. Se encuentra con su amante y le dice que lleva en su vientre a un niño que no es de él. El conflicto se resuelve al estilo puramente romántico, ya que el hombre acepta la situación y dice: “El niño que llevas en tu vientre será transfigurado.  Se convertirá en hijo de nuestro amor gracias a un milagro”

Continuar leyendo

Schoenberg: Sinfonía de cámara nº 2

OSCyL, Lucas Macías
19 y 20 de Abril de 2018

La Sinfonía de cámara nº 2 en dos movimientos de Schoenberg es vista a veces como una pieza problemática: La comenzó en 1906 y trabajó en ella intermitentemente durante los siguientes 10 años, pero solo pudo terminarla en 1939, cuando se asentó en Estados Unidos y comenzó a pensar en formas de ir tendiendo puentes entre la dodecafonía y el sistema tonal que aquella pretendió reemplazar. La sinfonía es una demostración convincente de cómo la música arraigada en el rigor y la regularidad clásica pueden “hacerse extrañas” sin necesidad de recurrir al anacrónico expresionismo, y los ricos aunque oscuros colores de la coda del segundo movimiento, revisitando el material del primer movimiento, causan una inusualmente fuerte impresión como clímax de un excelente trabajo.

Arnold Whittall, Gramophone.co.uk

Continuar leyendo

Copland: Rodeo

OSCyL, Óliver Díaz
13 y 14 de Abril de 2018

El espíritu esencial de la música de Aaron Copland quizá no está tan bien encarnado en ninguna parte como en sus partituras de ballet, que se encuentran entre sus obras más conocidas. Copland escribió Rodeo (1942) para Agnes de Mille, y resultó ser el éxito más duradero de la coreógrafa. El argumento cuenta la historia de una mujer joven, consumada especialista en todas las artes de los vaqueros, que intenta atraer la atención del capataz de un rancho. En un giro decididamente pre-feminista, el jefe no resulta impresionado por sus habilidades pero sucumbe a sus encantos cuando cambia sus ropas de vaquero por un vestido y muestra un lado más “femenino” en el baile del rodeo.

Continuar leyendo

Hovhaness: Sinfonía nº 2, “Montaña misteriosa”

OSCyL, Oliver Díaz
13 y 14 de Abril de 2015

Alan Hovhaness desafió al poder establecido -en sus miles de formas- durante toda su carrera. Empezó a componer de joven, pero sus padres lo desaprobaron inicialmente, por lo que tenía que quedarse hasta muy tarde por la noche, componiendo en el baño y escondiendo sus manuscritos bajo la bañera. Más adelante continuaría sus estudios de composición en Tanglewood sólo para encontrarse con que sus obras eran ridiculizadas por luminarias de la composición estadounidense como Aaron Copland y Leonard Bernstein. Y a lo largo de la mayor parte de su carrera su música fue ignorada a favor de compositores académicos y de vanguardia cuyos nombres nadie recuerda ahora.

Continuar leyendo

Shostakovich: Sinfonía nº 5

OSCyL, Alexander Polyanichko.
5 y 6 de Abril de 2018

No todo ha tenido el mismo valor en mis obras precedentes. Ha habido fracasos y en mi quinta sinfonía me he esforzado para que el auditorio soviético sienta en mi música el fruto de un esfuerzo en pro de la inteligibilidad y de la sencillez.

He querido transmitir en esta sinfonía cómo, a través de una serie de trágicos conflictos de gran agitación espiritual, el optimismo se afirma como una cosmovisión … No hay nada más honorable para un compositor que crear obras para y con la gente. La atención a la música por parte de nuestro gobierno y todo el pueblo soviético me infunde la confianza de que podré dar de mí todo lo que pueda.

Dimitri Shostakovich

Continuar leyendo

Beethoven: Triple Concierto (2)

Eric Silberger, Varvara, Arnau Tomàs. OSCyL, Alexander Polyanichko.
5 y 6 de Abril de 2018

El Triple concierto es una obra única dedicada a una formación que gustaba mucho al autor: en el catálogo de Beethoven hay 11 obras para violín, violonchelo y piano, un conjunto muy habitual en las casas particulares centroeuropeas del momento y para el que los editores pedían obras constantemente, para proveer a los músicos, profesionales o aficionados, de partituras nuevas. Uno de los mecenas de Beethoven de más alto linaje fue el archiduque Rodolfo, el último de los hijos del emperador Leopoldo II, que también era alumno suyo de piano (y al que dedicó el Trío Archiduque). Este personaje fue el encargado de tocar la parte de piano del Triple concierto, una obra que dedica la parte solista a un grupo de tres instrumentos (al estilo de los concerti grossi de Vivaldi) y que la contrapone a una orquesta sinfónica generosa (de hecho, hay quien lo ve más como una sinfonía concertante que como un concierto). Se estrenó en 1808 y se catalogó justo después de la Sinfonía “Heroica” y antes de la Sonata “Appassionata”. El Triple concierto tiene un encanto muy especial, sea por su condición de obra única en el repertorio sinfónico, sea por el extraordinario papel asignado al violonchelo (nada habitual en la época, en la que hacía básicamente el papel de acompañamiento), sea ​​por la ligereza y la perfección del último movimiento (Rondo alla polaca), un guiño al destinatario de la obra, el príncipe polaco Lobkowitz.

David Puertas Esteve, notas de un programa de la OBC

Continuar leyendo

Elgar: Sinfonía nº 1

OSCyL, Andrew Gourlay
22 y 23 de Marzo de 2018


Elgar tenía la costumbre de describir obras que aún no había compuesto. Ya en 1968 mencionaba una sinfonía; iba a ser una especie de ‘Eroica’ inspirada por el general Gordon, el héroe popular e idealista asesinado en el asedio de Jartum en 1885. A fines de 1899, Elgar ya había compuesto un tema, y su esposa Alice mencionó haber escuchado ‘trozos’ en 1901. Pero algunas de estas primeras ideas acabaron probablemente en su Segunda Sinfonía en vez de en la Primera, y sin un encargo remunerado que aliviase sus continuas preocupaciones económicas (“Solo puedo conseguir encargos para escribir porquerías”, dijo) no se puso a trabajar hasta el verano de 1907, concluyendo la partitura a fines de septiembre del siguiente año.

Continuar leyendo

Dvorak: Serenata parta vientos

OSCyL, Andrew Gourlay
22 y 23 de Marzo de 2018

En mayo de 1879, Johannes Brahms escribió al célebre violinista Joseph Joachim, “Eche un vistazo a la Serenata para instrumentos de viento de Dvorak. Espero que la disfrute tanto como yo … No es fácil tener una impresión más deliciosa y refrescante de un talento creativo tan verdaderamente rico y encantador. Haga que se ao toquen; ¡Estoy seguro de que será un placer para los vientos! “

Continuar leyendo

Rimsky-Kórsakov: Sheherezade

OSCyL, Vasily Petrenko
2 y 3 de Marzo de 2018

La partitura orquestal de “Sheherezade” tiene este prefacio : “El Sultán Shakriar, convencido de la falsedad e inconstancia de todas las mujeres, había jurado matar a cada una de sus esposas después de la primera noche. Sin embargo, la Sultana Sheherezade salvó la vida al despertar su interés en los cuentos que le contó durante 1001 noches. Movido por la curiosidad, el Sultán pospuso su ejecución día tras día y finalmente abandonó su sanguinario propósito. Sheherazade le contó historias maravillosas. Para sus cuentos, tomó prestados versos de poetas y letras de canciones populares, combinando cuentos de hadas con aventuras.”

Continuar leyendo