El gran final de la Novena de Beethoven cierra por todo lo alto una gran temporada

No hay otra obra más unánimemente querida ni que haya sobrevivido mejor a su éxito que la Novena de Beethoven, de modo que elegirla para cerrar la temporada del 25 aniversario de la OSCyL  parecía un acierto, y el lleno absoluto lo confirmaba. Pero Gourlay, en la temporada en que se ha hecho cargo de la orquesta, dirigió anoche una versión tan sorprendente como los comentarios en las notas del programa de Xoán M. Carreira, orientados a resaltar el espíritu comercial de Beethoven y su integración con los poderes establecidos. Esta novena no emergió de un pianísimo indefinido y tembloroso, sino con acordes claros y casi bruscos, como todo el primer movimiento, de una aspereza y agresividad nada habitual. El brillante segundo sonó de forma más convencional, aunque no sobrado de emoción, y el maravilloso tercero, carente de las imprescindibles matizaciones dinámicas, resultó lamentable. Sin alma, sin corazón, sin Beethoven. Afortunadamente, llegaron los contrabajos al rescate, tomaron el relevo las violas, se levantó el cuarteto vocal y el enorme coro, y la orgia de emoción y alegría que es el cuarto movimiento de la novena de Beethoven se adueñó del auditorio, con lo que esta estupenda temporada acabó en todo lo alto. Aunque sin ahuyentar la preocupación que algunos sentimos.

Anuncios

Isabelle Faust muestra su enorme calidad en un flojo concierto de la OSCyL

oscyl-programa-17-16-17_page001

El precioso sonido del Stradivarius “Bella durmiente” no podía haber sido despertardo por muchas manos mejores que las de Isabelle Faust, una figura de primera magnitud que el Delibes ha escuchado por primera vez esta semana con el Concierto para violín de Schumann, interpretado por la artista alemana con musicalidad, convicción y limpieza, y con una naturalidad que ocultaba el virtuosismo exigido por esta composición. Luego, sin hacerse de rogar demasiado, nos regalado una pieza de Bach con unos bellísimos armónicos y llena de majestuosa serenidad, puede que la Sarabande de la Partita nº 2, haciendo gala de las mismas virtudes.  Una violinista maravillosa.

Continuar leyendo

Gourlay dirige unos memorables cuadros

Entre los méritos que Andrew Gourlay acumule a lo largo de su carrera profesional, habrá que incluir los ganados esta semana con la OSCyL, en un programa vinculado a la pintura. El primero, haber incitado la recuperación de los archivos de audio de la parte del sintetizador de la Sinfonia n° 6, “Vincentiana” de Rautavaara, cuya destrucción accidental, según ha explicado él mismo antes de iniciar su intérpretación, habían impedido escucharla en directo desde que fue presentada en Helsinki en 1992. Con lo que el público de Valladolid ha podido disfrutar del reestreno mundial de esta interesantísima obra, a cuya partitura sólo se le podría reprochar la falta de asideros que mantengan la atención durante el largo viaje astral del primer movimiento, aunque quizás la orquesta y la dirección hayan tenido responsabilidad en esa percepción. En ese sentido, tampoco los violines del raveliano vals del tercer movimiento se han oído con la intensidad y expresividad debida, pero esos serían los únicos peros a un estupendo y difícil trabajo, con momentos de excepcional lirismo y una magnífica representación de los cuervos y los fantasmas que poblaban los cuadros y la mente de Van Gogh.

Continuar leyendo