Tchaikovsky: Sinfonia nº 5 (2*)

OSCyL, Pinchas Stenberg
18 y 19 de Octubre de 2019

En 1876, Nadezhda von Meck, viuda de un propietario de ferrocarriles fabulosamente rico, se encontró por primera vez con la música de Pyotr Illyich Tchaikovsky. Este inicial encuentro musical se convirtió rápidamente en una relación de mecenazgo que duraría casi 14 años. Von Meck proporcionó al compositor unos ingresos anuales fijos y sustanciales, pero insistió en evitar en su relación todo contacto personal. En consecuencia, su sociedad se mantuvo exclusivamente por correspondencia, y cuando accidentalmente coincidieron en dos ocasiones, ambos huyeron apresuradamente en direcciones opuestas. Esta relación, en la que se trataban mutuamente como figuras idealizadas y despersonalizadas, les proporcionó una interacción físicamente remota pero emocionalmente comunicativa y fructífera. En su extensa correspondencia, discutieron abiertamente de política y asuntos exteriores, y revelaron sin vergüenza detalles personales íntimos, excepto, por supuesto, asuntos de naturaleza sexual.

Continuar leyendo

Anuncios

Tchaikovsky: Concierto para violín

Vadim Gluzman. OSCyl, Pinchas Steinberg
18 y 19 de Octubre de 2019

Tchaikovsky con su esposa Antonina

Este concierto para violín fue lo mejor que trajo un matrimonio muy malo. En mayo de 1877, Tchaikovsky recibió una carta de Antonina Milyukova, una ex alumna que no podía recordar, quien decía estar locamente enamorada de él. A principios de ese año, Tchaikovsky había entablado una relación extraordinaria, mantenida enteramente por correspondencia, con Nadezhda von Meck, encontrando ideal esta combinación de intimidad intelectual y distancia física. Para mantener oculta su homosexualidad al público, aprovechó impulsivamente la conveniente aunque poco prometedora idea de casarse con una mujer que ni siquiera conocía. El 1 de junio, Tchaikovsky visitó a Antonina Milyukova por primera vez; uno o dos días después se declaró.

Continuar leyendo