Cármina Burana: Lo mejor, la OSCyL

OSCYL-PROGRAMA-CARMINA-BURANA

Ha sido una alegría ver cómo, entre los enfervorecidos aplausos propiciados por un espectacular final, los mayores han sido para la OSCyL y su director, Josep Vicent, que han estado realmente magníficos. Y también para los coros de Castilla Y Leon, impresionantes las tres veces que han cantado todos el O fortuna (ha habido un bis), sólo discretos en el conjunto de la obra. El espectáculo de La fura dels Baus, además de ese final, ha tenido buenos momentos, pero también una inesperada languidez muy poco acorde con la presunta vitalidad primitiva de la obra de Orff. Es significativo que los únicos aplausos que la han interrumpido, hayan sido para una payasada, cuando las salpicaduras que el barítono provocaba en un estanque caían en las primeras filas. Y, dramáticamente, lo mejor han sido las interpretaciones del contratatenor Vasily Koroshev y del barítono Toni Marsol, un cisne churruscado y un abad cucaniense muy convincentes. Pero los Cármina Burana de Orff, que tienen la virtud de atraer a mucho público joven a las salas de concierto apelando teóricamente a sentimientos ancestrales, dejan muy poco poso. Aunque gusten tanto.

Orff: Cármina Burana

OSCyL, La Fura dels Baus. Josep Vicent.
Beatriz Díaz, soprano. Vasily Koroshev, tenor. Toni Marsol, barítono
Coros de Castilla y León
11 de Abril de 2015

Cármina Burana, con acento. De Carmĕn, poema, canto, y Bura nombre latino del pueblo alemán de Benediktbeuern donde se encontró esa colección de poemas de los siglos XII y XIII que, en una época pretendidamente tan sombría, exaltan los placeres de la vida y satirizan a la sociedad en general y al clero en particular.

Continuar leyendo