Dvorak: Concierto para violonchelo (2*)

Alban Gerhardt. OSCyL, Andrew Gourlay
3 y 4 de Octubre de 2019

Hanus Wihan y Antonin Dvorak

Con su Concierto para violonchelo en si menor, Op.104, Antonín Dvořák creó una de las mejores obras de la historia en el género. Sin embargo, curiosamente, Dvořák había escrito en 1865: “El cello es un instrumento hermoso, pero su lugar está en la orquesta y en la música de cámara. Como instrumento solista no es muy bueno. He escrito un concierto para violonchelo, pero aún hoy lo lamento, y no pienso escribir otro nunca”. Este curioso comentario se refiere en realidad a un Concierto para violonchelo en la mayor que Dvořák compuso durante las primeras etapas de su carrera. Inspirado por su amor por Josefina Cermakova y pensado para su cercano amigo Ludevít Peer, que también tocaba en la orquesta del Teatro Provisional, la obra se dejó sin orquestar y únicamente existió como partitura para piano. Fue sólo ante la implacable insistencia de su amigo personal, el famoso violonchelista Hanuš Wihan, que Dvořák volvió a abordar un concierto para violonchelo casi 30 años después. Dvořák estaba en su tercer mandato como Director del Conservatorio Nacional de Nueva York cuando el 8 de noviembre de 1894 empezó a trabajar en el concierto en si menor, completándolo el 9 de febrero de 1895. Sin embargo, Wihan no quedó del todo satisfecho y propuso varias mejoras, incluidas dos cadenzas adicionales. Dvořák no quiso saber nada de ello y escribió a sus editores: “Te entrego mi obra solo si me prometes que nadie, ni siquiera mi amigo Wihan, hará modificación alguna sin mi conocimiento y permiso. Su estructura será como la he sentido y pensado cuidadosamente. El final debe cerrarse gradualmente con un diminuendo como una respiración… luego hay un crescendo, y la orquesta se encarga de los últimos compases, terminando tormentosamente. Esa fue mi idea, y no voy a echarme atrás”. Wihan interpretó el concierto en privado con Dvořák, pero debido a una serie de intrigas y malentendidos, la obra se estrenó el 19 de marzo de 1896 en Londres, ¡con Leo Stern como solista!
Continuar leyendo