El “Lord Aylesford” es de Pablo Ferrández

oscyl-programa-2-16-17-web_page001

Pinchas Zukerman sustituyó a Jukka-Pekka Saraste, y la Obertura de Las bodas de Fígaro de Mozart a la Leonora nº 2 de Beethoven, quizás para restar trabajo al mítico violinista y ahora también director. Con lo que la brillante composición de Mozart, menos chispeante y ligera de lo que ahora gusta, sirvió para anunciar la fiesta que se avecinaba. Porque desde que el arco de Pablo Ferrández extrajo el primer sonido de su Stradivarius, el auditorio se inundó de emoción con una sublime y casi milagrosa interpretación del Concierto para violonchelo de Haydn, una interpretación como ni su propio autor pudo soñar, que muchos escucharíamos de principio a fin con un nudo en la garganta y los ojos húmedos y en la que Pablo Ferrández rompió con todas las etiquetas descubriendo en la “cortesana” música de Haydn más romanticismo del que se suele pensar y con una cadenza en el primer movimiento, parece ser que compuesta por él mismo, en la que se atrevió a incluir unos ondulantes y modernos sonidos que servían maravillosamente, no a un estilo o una época, sino a la música.

Un numero uno, sin duda, uno de los mejores solistas que ha pasado y pasará por el Delibes, y suelen ser los mejores, un artista que vive y comunica la música como pocos y que a más de uno le habrá recordado en ese sentido a Jacqueline Du Pré, desde luego también a Zukerman, que tocó con ella. Su Adagio sonó como lo más lírico y emotivo compuesto nunca por Haydn, y luego, afrontando el dificilísimo Finale con la misma sencillez y facilidad con que un orfebre o un zapatero hacen su trabajo de cada dia, se mezclaba la emoción con la admiración ante tanta perfección y tanta belleza desplegada con tanta sencillez. Y más de uno se habrá preguntado cuántos niños se enamoraran de ese instrumento gracias a él, y como sonará con Dvorak o Elgar si saca esto de Haydn. Y también hasta dónde puede llegar este sencillo madrileño de  25 años cuando alcance su madurez. La respuesta a esto último llegó con la primera propina, una inmaculada Sarabanda de la Suite nº 3 de Bach

pero que valdrá la pena escucharle a los 50. El segundo regalo fue una versión reducida de El cant dels ocells de su muy admirado Pau Casals, en la que lució pianísimos y demostró con su Stradivarius que el violoncelo es el instrumento más parecido a la voz humana, rematando así lo que va a quedar en el recuerdo como uno de los ratos más prolongadamente hermosos y emocionantes que algunos hemos tenido la suerte de vivir.

La segunda parte, no fue tan buena. La OSCyL había sonado deliciosamente con Haydn en los compases iniciales, hasta que empezó Ferrández; luego seguramente estuvo muy bien, pero el chelista acaparó toda la atención. Y la Primera Sinfonía de Brahms resultó plana, escasa de matices, de juegos dinámicos, de detalles. El director se movía, pero la orquesta parecía tocar de memoria y sin correr ningún riesgo; bien, pero no a la altura de la gran música de Brahms; tan grande que gustó mucho al respetable, provocando la simpática despedida de Zukerman, que pidió al público que acompañase a su violín en la Canción de cuna de Brahms.

-♦-

“Necesita un violonchelo mejor”, dijo Lorin Maazel al escuchar a Pablo Ferrández. Y ahora dispone de un viejísimo Stradivarius llamado “Lord Aylesford”, que ha pasado por las manos de Gregor Piatigorsky y Janos Starker. “Un Ferrari en vez de un Fiat” (son sus palabras) valorado en 8 o 9 millones (de euros) y propiedad de la Nippon Music Foundation, cuyo comité de préstamos presidía el ya fallecido director. Pero desde Brecht y “El círculo de tiza caucasiano” somos conscientes de que las cosas son de quien las ama, de quien sabe disfrutarlas o sacar partido de ellas. Y este “Lord Aylesford” es de Pablo Ferrández.

4 Comentarios

  1. Después de leer este artículo lamento más aún no haber escuchado el concierto, ninguno de los dos días. Bárbaro todo lo que puede escucharse de Pablo en internet, incluido su 2º movimiento de Dvorák con Gergiev.

    Me gusta

    • Justo acabo de repetir algo de todo esto en un comentario para el otro blog, y he escogido ese youtube. Nos acordamos mucho de lo que te hubiese gustado, es un auténtico fenómeno, fue tremendo.

      Me gusta

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s