El gran final de la Novena de Beethoven cierra por todo lo alto una gran temporada

No hay otra obra más unánimemente querida ni que haya sobrevivido mejor a su éxito que la Novena de Beethoven, de modo que elegirla para cerrar la temporada del 25 aniversario de la OSCyL  parecía un acierto, y el lleno absoluto lo confirmaba. Pero Gourlay, en la temporada en que se ha hecho cargo de la orquesta, dirigió anoche una versión tan sorprendente como los comentarios en las notas del programa de Xoán M. Carreira, orientados a resaltar el espíritu comercial de Beethoven y su integración con los poderes establecidos. Esta novena no emergió de un pianísimo indefinido y tembloroso, sino con acordes claros y casi bruscos, como todo el primer movimiento, de una aspereza y agresividad nada habitual. El brillante segundo sonó de forma más convencional, aunque no sobrado de emoción, y el maravilloso tercero, carente de las imprescindibles matizaciones dinámicas, resultó lamentable. Sin alma, sin corazón, sin Beethoven. Afortunadamente, llegaron los contrabajos al rescate, tomaron el relevo las violas, se levantó el cuarteto vocal y el enorme coro, y la orgia de emoción y alegría que es el cuarto movimiento de la novena de Beethoven se adueñó del auditorio, con lo que esta estupenda temporada acabó en todo lo alto. Aunque sin ahuyentar la preocupación que algunos sentimos.

Una extraordinaria Creación malograda

OSCYL-PROGRAMA-07-15-16_page001

Un solo ingrediente en mal estado puede echar a perder el mejor plato. Y esta noche, una soprano de pesadilla ha malogrado la extraordinaria partitura de Haydn y el brillantísimo trabajo de Hager con la OSCyL, de Casas con los cien cantantes de estos Coros de Castilla y León y el de sus dos compañeros solistas. No es fácil defender que sólo se haya tratado de una mala noche, pero de no ser así, resulta difícil entender su contratación. Y sin embargo, a pesar de que, una tras otra, todas sus intervenciones fuesen un dolor de muelas que impedía mantener la más mínima concentración, la belleza de la creación de Haydn, servida por Hager en una versión con clave y el violoncelo de Marius Díaz en primera fila, ha inundado el Delibes, que ha sabido agradecer al director y a la orquesta su magnífico trabajo con la ovación de la noche. Pero, qué pena, so gross, so wunderbar