Pinchas Zukerman hace honor a su leyenda y honra a la OSCyL con Brahms

OSCYL-PROGRAMA-09-15-16

Con un cantarín y delicioso violín en el Doble Concierto y una dirección vigorosa y cuidada de la Cuarta Sinfonía de Brahms, el viejo Pinchas Zukerman ha deslumbrado al público en su presentación en Valladolid. Viejo por conocido y por sabio, porque, por otra cosa, es el último calificativo que se puede aplicar a quien, cercano ya a los setenta, sigue teniendo la vitalidad de aquel joven que en los años setenta era ya un violinista indiscutible. Ha tocado como deben hacerlo los ángeles y ha dirigido con el conocimiento, entrega y atención que ponen los mejores profesionales, sorprendiendo a los que podíamos pensar que, siendo su segunda actividad, no iba a ser tan brillante. O que, a estas alturas, venía a cumplir con un trámite. Y de eso nada.

Continuar leyendo

Anuncios