Gershwin: Rhapsody in blue

Michel Camilo. OSCyL, Andrés Salado
21 de Febrero de 2019

Gershwin y Whiteman

El deseo de Gershwin de emplear el jazz en un contexto más serio que el habitual se manifestó pronto en su carrera. Pero al escribir la ópera de un acto Blue Monday a principios de los 20, se puso una meta que estaba un poco más allá de sus posibilidades. Sin embargo, aunque Monday fue un fracaso, la obra sirvió para reorientar al compositor en su camino. Al ver la ópera, el líder de banda de jazz Paul Whiteman se entusiasmó tanto que encargó a Gershwin una pieza de concierto en el idioma del jazz para un programa de música estadounidense que planeaba presentar, y Gershwin, aunque al principio se mostró reacio a aceptar lo que él pensaba que era un reto demasiado difícil, fue animado a asumirlo. Como explicaría más tarde, “Fue en un tren … cuando de repente oí, e incluso vi sobre el papel, la construcción completa de la Rapsodia en Blue, de principio a fin. La escuché como una especie de caleidoscopio musical de Estados Unidos, de nuestro vasto crisol, de nuestra incomparable energía nacional, de nuestra locura metropolitana. Cuando llegué a Boston tenía una trama definitiva de la pieza, diferenciada de su propia esencia”.

La Rapsodia se presentó el 12 de febrero de 1924, con el compositor como solista y la orquestación de Ferde Grofé para banda de jazz. La pieza dejó una marca indeleble en la historia de la música estadounidense, en la comunidad de compositores e intérpretes clásicos, muchos de los cuales estuvieron presentes en el estreno, y en el propio Gershwin, porque su entusiasta recepción le alentó para acometer otros proyectos más serios.

Comenzando con ese incomparable y extravagante solo de clarinete,

la Rapsodia sigue siendo irresistible hoy, con su vibración rítmica sincopada,

su estilo abandonado e insolente que explica más de los años veinte que mil palabras, y con su genuina belleza melódica, coloreada de un azul profundo y jazzístico, las séptimas y terceras disminuidas que tuvieron su origen en las canciones de esclavos negros.

Orrin Howard. LA Phi

 

 

-♦-

 

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s