Mozart: Sinfonía nº 40

OSCyL, Andrew Gourlay
3 y 4 de Octubre de 2019

Salvo dos, las 41 sinfonías de Mozart están compuestas en lo que podemos llamar claves “felices” o mayores. Las excepciones son las que conocemos como Pequeña Sinfonía en Sol menor y Gran Sinfonía en Sol menor; Nos. 25 y 40 respectivamente. La número 25 fue utilizada con éxito en el inicio de la película Amadeus de Milos Forman de 1984, para establecer esa atmósfera marrón sugestiva del siglo XVIII. La número 40 es posiblemente la más popular de todas las una sinfonías de Mozart, aunque su primer movimiento se convirtiera en uno de los tonos de llamada de móvil más molestos de los años 90. Probablemente fue también bastante popular en vida de Mozart: aunque los expertos no pueden estar absolutamente seguros, parece ser que Mozart la interpretó más de una vez, y luego la arregló para formaciones musicales ligeramente diferentes.

También tiene uno de los movimientos de apertura más pegadizos de todas las sinfonías, lo cual ayuda: en cuestión de segundos te transportas a un tenso mundo de opulencia y malas pelucas.

Se dice que la obra llamó pronto la atención de Beethoven, quien, además de rendir homenaje a su composición copiando pasajes con su propio puño y letra, se cree que se inspiró en el último movimiento de la 40 de Mozart cuando escribió su Sinfonía n.° 5.

Classicfm.com

Entre uno y otro, el Andante, que combina magistralmente su amable ligereza con tonos más sombríos

Y el Menuetto, con una delicada labor contrapuntística.

-♦-

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s