Chopin: Concierto para piano nº 2

Ivo Pogorelich. OSCyL, Eliahu Inbal
17 y 18 de Mayo de 2019

En septiembre de 1831, Chopin llegó a París, el hogar de Berlioz, Rossini y Liszt, de los escritores Honoré de Balzac y Victor Hugo  y de los pintores Jean-Baptiste Corot y Eugène Delacroix. Entró en compañía de gigantes y silenciosamente tomó la ciudad al asalto.

Pocos compositores han alcanzado su propio paso tan pronto. Chopin ya era una especie de celebridad cuando se mudó a París a la edad de veintiún años, dejando atrás su Polonia natal y su nombre de pila, Fryderyk Franciszek (rápidamente cambiado por Frédéric). Tres meses después de la llegada de Chopin, Robert Schumann escribió una reseña de las variaciones recientemente publicadas por Chopin sobre “Là ci darem la mano” del Don Giovanni de Mozart, que incluía la ahora famosa frase: “¡Descubrirse, caballeros: Un genio!” Chopin aún no había tocado una sola nota ante el público parisino.

Continuar leyendo

Anuncios