Brahms: Sinfonía nº 4 (2*)

OSCyL, Vasily Petrenko
29 y 30 de Marzo de 2019

Busto de Brahms en la ciudad austríaca de Mürzzuschlag, donde compuso su Cuarta Sinfonía

Que Brahms se empezó a acercar a la forma sinfónica con inquietud es bastante evidente por la cronología de sus obras. No fue hasta la edad de 43 años que completó su Primera Sinfonía. De hecho, la producción del compositor hasta ese momento, sugiere un proceso consciente de autoeducación. Unas cuantas obras orquestales de menor escala, incluidas las Variaciones sobre un tema de Haydn y el proto-sinfónico Concierto para piano nº 1, sugieren una preparación para lo que Brahms claramente veía como lo más elusivo de las empresas compositivas. Debía afrontar el desafío con habilidad y un espíritu individual, el del clasicismo refractado a través del prisma del romanticismo que llevó a muchos a declararlo heredero de Beethoven.

La Cuarta Sinfonía de Brahms (1885), su última, proporciona, con su tono serio, sus sorprendentes complejidades y su inspirada construcción, un valioso reconocimiento a su trabajo en el género. Su impacto fue inmediato, aunque resultara inicialmente desconcertante, como explica el biógrafo Max Kalbeck comentando su primera audición (en dos pianos) para una pequeña y distinguida audiencia:

“Después del maravilloso Allegro … yo esperaba que alguno de los presentes estallara en un fuerte ‘Bravo’. Tras su rubia barba [el director Hans] Richter murmuró algo que desde lejos se podía entender como una expresión de aprobación … Los demás se mantuvieron tenazmente callados… Finalmente, Brahms gruñó: “¡Pues entonces, sigamos!” e hizo una señal para que se continuase, con lo que [el eminente crítico Eduard] Hanslick dejó escapar un suspiro y explotó inmediatamente, como si tuviera que aliviar su mente y, sin embargo, temiera hablar demasiado tarde: ‘Durante todo este movimiento he tenido la sensación de que me estaban dando una paliza dos personas increíblemente inteligentes…’”

Cada uno de los movimientos lleva el sello distintivo de la personalidad del compositor. El primero comienza con un tema en mi menor basado en un intervalo de tercera, que también proporciona una base estructural y un motivo que se repite a lo largo de la obra. Hay un notable sentimiento de inquietud de principio a fin, y el ambiente trágico e incluso fatalista resulta aún más subrayado por la cadencia final, en modo plagal menor (IV-I).

El segundo movimiento, que se abre con una especie de fanfarria breve y melancólica, da paso a unos vientos calladamente acompañados en uno de los temas más hermosos jamás compuestos. Este material es gradualmente desarrollado con enorme lirismo hasta que se desvanece en un silencio etéreo.

El tercer movimiento, una vigorosa danza, resultó tan popular en vida de Brahms que el público exigía constantemente que se repitiera.

El último movimiento es quizás el más notable de todos, ya que se presenta en la forma barroca “arcaica” de una chacona: variaciones sobre un bajo ostinato. El tema de la chacona es, de hecho, una leve modificación del utilizado por Bach en su Cantata No. 150; aunque engañosamente simple – esencialmente un segmento de escala menor ascendente desde la nota tónica a la dominante, luego un salto hacia la tónica – Brahms usa este esqueleto como base para un marco armónico temático cada vez más elaborado. Desde su primera presentación, que no es en la línea del bajo, sino como un tema en los vientos, Brahms teje gradualmente unas 34 variaciones que van aumentando de intensidad, como si desafiaran la opresiva e insistente rotación del ostinato. Las últimas variaciones conducen directamente a un final que reconfirma la gravedad de la tragedia y el pathos acarreado desde el primer movimiento.

Michael Rodman, allmusic.com

 

* Notas de la temporada 2015-2016, aquí.

 

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s