Sibelius: Sinfonía nº 1 (2*)

OSCyL, Jukka-Pekka Saraste
21 y 22 de Marzo de 2019

Pocas primeras sinfonías pueden atribuirse la audacia, el magisterio sinfónico y la originalidad de la de Jean Sibelius. Solo Brahms, Mahler y quizás Schumann pueden equipararse con él en este sentido. Este primer ensayo de Sibelius en el género, que fue también su primera composición abstracta mayor, empezó en Abril de 1898 y concluyó a principios de 1899. El propio compositor dirigió su exitoso estreno en Helsinki el 26 de abril de 1899. La sinfonía, la famosa Finlandia y dos de las Leyendas acumularon acogidas tan entusiastas que el gobierno finlandés otorgó al compositor una pensión de por vida para que pudiera dedicarse por completo a la composición. Sibelius no tenía todavía 36 años.

La Primera Sinfonía de Sibelius es música de un poder oscuro y abrupto, de evocaciones del mágico hechizo nórdico, de melodías románticas y bárbaros aullidos, del espíritu de sagas bardas y de exultantes efusiones. Se abre [en Andante] [0:53] con una melodía larga e inquietante en el clarinete solista, acompañado únicamente por el distante rumor de los timbales haciendo como un punto de pedal, un recurso utilizado a menudo por Sibelius. Para Erik Tawaststjerna, especialista en Sibelius, esta melodía “se eleva en un amplio arco y cae como un pájaro herido en vuelo, antes de desvanecerse y desaparecer en una neblina primigenia”. El sentimiento de dolorosa soledad y desolación que transmite esta introducción es muy característico de Sibelius y se encuentra con frecuencia en su música. También es característica la longitud de este tema, que parece crecer orgánicamente a partir de sí mismo.

Cuando comienza la sección principal en Allegro [2:10], encontramos todavía otro toque sibeliano: un tema que comienza (en los violines) con una nota larga y sostenida, y con rápidas notas acumula impulso para ir hasta su final. El tema es de tonalidad ambigua, compartiendo las cualidades del Mi menor y de su relativa mayor, el Sol. La tensión en espiral del tema se libera por completo cuando toda la orquesta presenta esta idea en su esplendorosa gloria. Tres temas más aparecen en esta exposición ricamente melódica.

El movimiento lento [Andante] [12:00], se construye en gran medida a partir del tema inicial: una línea melancólica que se balancea lentamente, tocada primero con violines y violonchelos con sordina que le dan una grisura adicional.

El Scherzo [21:10] mira a Bruckner en su insistente martilleo, y aún más a la Novena de Beethoven en el frecuente uso de arrebatos melódicos de los timbales. El Trío central presenta un marcado contraste, con su espíritu idílico, la tonalidad (Mi mayor a diferencia del Do menor del  Scherzo), el tempo (lento) y la ligera textura.

Para el Finale [26:23], volvemos al gesto de apertura de la sinfonía, aquella larga línea del clarinete solista, pero tocada ahora por toda la sección de cuerdas (menos los contrabajos) de una manera grandiosa y heroica, puntuada por solemnes acordes de los metales. Se presentan y desarrollan dos ideas fuertemente contrastadas: un motivo saltarín y bailable de ritmos sincopados, y un conmovedor y profundamente expresivo tema interpretado en primer lugar por los violines, en la cuerda del Sol por darle mayor calidez y sonoridad. La sinfonía progresa hasta alcanzar un clímax monumental, pero termina abruptamente, con una extraña y repentina disminución de volumen y dos acordes de las cuerdas en pizzicato, como hace el primer movimiento.

Robert Markow. Programa de la NAC Orchestra de Canadá

* Ver apunte de la temporada 16-17

 

 

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s