Scriabin: El poema del éxtasis

OSCyL, Andrew Gourlay
9 y 12 de Enero de 2019

Scriabin murió antes de poder producir la gran obra única que creía que estaba destinado a escribir, una vasta partitura multimedia que combinaría teatro, danza, pintura, poesía, perfume y música, diseñada para fomentar “la celebración de una alegría colectiva”, y que pensaba representar en el aire alto y claro del Himalaya. Desde su juventud, cuando interpretó el significado de su nacimiento el día de Navidad como una señal de que debía hacer grandes cosas, Scriabin creía que iba a jugar un papel decisivo en la historia de la música. En sus diarios también menciona frecuentemente el cambio del mundo. “Hay que predicar a la humanidad”, escribió más tarde. “Hay que llevarla por nuevos caminos. Y yo predico. Una vez incluso prediqué desde un barco, como Cristo. Tengo un pequeño círculo de personas que me entienden perfectamente y me siguen. Particularmente uno: un pescador. Es sencillo, pero un tipo espléndido”.

Scriabin efectivamente predicó, y en los últimos años de su vida comenzó a forjar un camino musical único. Su producción, desde sus primeras piezas de piano chopinescas hasta Prometheus, una gran obra orquestal que requiere la proyección de colores en la sala durante su interpretación, parecía estar a la altura de la gran declaración final de su visión. Pero tras su muerte, nadie realmente siguió su camino, aunque Prokofiev y Szymanowski estuvieron brevemente bajo su hechizo. Y finalmente, a pesar de la urgencia y la pasión feroz de sus ideas, no marcó (por usar el lenguaje actual) la diferencia. A su muerte, su obra maestra, Mysterium, quedó en un montón de bocetos prácticamente incomprensibles. Ni siquiera visitó la India;  planificó un viaje, pero lo consideró irrealizable tras el estallido de la guerra en 1914.

Scriabin murió en 1915, cuando era un compositor considerado. Entre 1907 y 1908, la época en que completó El poema del éxtasis, Scriabin rompió con la tonalidad tradicional y comenzó a desarrollar un nuevo enfoque de la armonía. Las últimas cinco de sus diez sonatas para piano, así como Prometheus, emplean como materia prima un solo “acorde místico” disonante, basado en una serie de cuartas aumentadas. El lenguaje original de Scriabin, aunque muy limitado, era a su manera tan revolucionario como el de Mahler, Strauss o Debussy (todos los cuales componían por entonces). Es difícil saber a dónde se dirigía Scriabin, y cómo podría haber cambiado el curso de la música. Incluso Stravinsky, que tenía aversión personal a Scriabin y dijo muchas cosas desagradables sobre sus composiciones, comentó en una ocasión: “Aunque su muerte fue trágica y prematura, a veces me he preguntado qué tipo de música habría escrito ese hombre si hubiera sobrevivido hasta la década de los 20”

En El poema del éxtasis, todavía es posible escuchar la poderosa influencia de Wagner y notar que Scriabin se había curtido con Chopin y Liszt; inició su carrera como virtuoso del piano, a pesar de que sus diminutas manos apenas podían abarcar una octava. Pero el débil e irregular pulso y la ambigüedad armónica de la música sugieren que Scriabin ya se estaba moviendo hacia un moderno y altamente individual estilo personal. Scriabin comenzó esta obra en 1904, redactando un poema (había escrito poesía desde la infancia) titulado Poème orgiaque, que serviría de base para su Cuarta sinfonía. Pero para entonces, sus ideas musicales habían superado los límites tradicionales de la forma sinfónica, y El poema del éxtasis, como pronto se llamó, se convirtió simplemente en una obra para gran orquesta en un solo movimiento; casi todas sus obras a partir de ese momento, incluidas las últimas sonatas para piano, están compuestas en un solo movimiento. Scriabin empezó con su música en 1905, pero dejó de lado la partitura muy a menudo. A fines de mayo de 1907, les dijo a sus amigos que su “mejor composición” estaba terminada, pero continuó haciendo ajustes adicionales en los meses previos al estreno en 1908.

Aunque El poema del éxtasis tiene un único movimiento, la diversidad y fluidez de sus estados de ánimo es notable. La forma sonata se corresponde con la forma básica de la pieza: a pesar de su originalidad, Scriabin se mantuvo deudor de las formas musicales del siglo XIX. Scriabin quiso para esta obra una gran orquesta, aunque no tan extravagante como la de Prometheus, y disfrutar de su esplendor; la peroración final requiere incluso órgano; Stravinsky dijo que el Poema era un caso grave de enfisema musical. Scriabin tenía muy aguzado el oído para el color instrumental, a pesar de su relativamente escasa experiencia en la escritura para orquesta. De hecho, solo siete de sus 74 obras publicadas no son para piano solo.

Para el programa de la presentación de El poema del éxtasis, en Rusia en 1909, Scriabin aprobó la siguiente nota:

El poema del éxtasis es la alegría de la acción liberada. El Cosmos, es decir, el Espíritu, es Creación Eterna sin Motivación Externa, un Juego Divino de Mundos. El Espíritu Creativo, es decir, el Universo en Juego, no es consciente de lo Absoluto de su creatividad, al haberse subordinado a una Finalidad y hacer de la creatividad un medio para mantener un fin. Cuanto más fuerte es el pulso de la vida y más rápida es la precipitación de los ritmos, más claramente llega al Espíritu la conciencia de ser consustancial con la creatividad misma. Cuando el Espíritu haya alcanzado la culminación suprema de su actividad y haya sido arrancado de los brazos de la teleología y la relatividad, cuando haya agotado completamente su sustancia y su energía activa liberada, llegará el Tiempo del Éxtasis.

Phillip Huscher, notas de un programa de la Chicago Symphony Orchestra  

 

Anuncios

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s