Stravinski: El pájaro de fuego (ballet completo) (2*)

OSCyL, Andrew Gourlay
10 y 11 de Noviembre de 2017


El pájaro de fuego fue el primer gran éxito de Stravinsky, el primero de sus ballets en ser estrenado por los famosos Ballets Russes de Sergei Diaghilev. Su historia fantástica trata del Príncipe Iván, que se hace amigo del pájaro de Fuego y convoca luego a la mágica criatura para que le ayude a derrotar al malvado mago Kastchei y sus monstruos diabólicos.

Dividido en dos escenas y con 22 números de baile, el ballet se abre con la “Introducción”, que está dominada por un amenazador e inquisitivo ostinato, inicialmente escuchado en las cuerdas graves. El ambiente se mantiene sombrío y misterioso en “El jardín encantado de Kastchei” [3:08], pero todo brilla en la rutilante instrumentación que describe la aparición del pájaro de Fuego y en la “Danza del pájaro de fuego” [6:52], donde casi se puede ver revolotear a la criatura revolotear.

Después de la captura del pájaro de fuego, la música se oscurece y se llena de anhelo cuando la criatura suplica desesperadamente su liberación al Príncipe Iván [9:19], quien se la concede ganándose así su favor. La música en los siguientes cuatro números habla de las princesas encantadas y es ligera y juguetona en las dos primeras [18:01], reflexiva y sentimental en las otras dos [21:41].

“Amanecer” [26:25] es vigoroso y colorido, pero transmite una sensación ominosa, una sensación que continúa cuando el Príncipe entra al palacio de Kastchei. Los siguientes números se refieren a Kastchei y su séquito de monstruos y a la captura del Príncipe. En ellos, la música se vuelve amenazante y tenebrosa, sin perder nunca su carácter fantástico.

La música que describe la reaparición del pájaro de fuego para salvar al Príncipe presenta de nuevo un personaje colorido y activo [32:51]. Sigue la danza del séquito de Kastchei [33:24] y la famosa danza infernal, una grotesca pieza rítmica [34:12].

Llega luego la “Canción de cuna” [38:50], presentando un exótico y solitario tema en el fagot. El breve “Despertar de Kastchei” [42:11] precede a la música más famosa del ballet, la “Muerte de Kastchei” [44:38], que presenta una melodía imponente y majestuosa, quizás el tema más popular de todas las obras de Stravinsky, que se hace cada vez más grande y fuerte a medida que avanza, coronando el ballet con una absoluta sensación de triunfo.

Robert Cummings, allmusic.com

Anuncios

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s