Beethoven: Obertura Leonora nº 2 (2)

Antonio Méndez, OSCyL
19 y 20 de Octubre de 2016

Fidelio

Beethoven compuso una sola ópera, pero la revisó dos veces y escribió cuatro oberturas  diferentes para ella. La primera producción de Fidelio, el 20 de noviembre de 1805 en Viena, tuvo sólo tres representaciones, y la primavera siguiente una versión abreviada  que se rebautizó Leonore, o Der Triumph der eheleichen Liebe (Leonora, o El triunfo del amor conyugal) se quedó en dos. No fue hasta 1814 que reapareció, esta vez en la forma en que se ha familiarizado y recuperando el nombre de Fidelio en su título.

Las cuatro versiones de la obertura son lo suficientemente diferentes como para sugerir que las dudas de Beethoven no eran tanto respecto a la calidad musical como a su función. Su intención original era claramente proporcionar un preludio programático que anticipara el drama y la música subsecuente al modo de las oberturas de la ópera francesa contemporánea. La obertura de la versión 1805 (conocida como Leonora No 2, la que se escuchará en este concierto) es grandiosa y dramática, pero arquitectónicamente floja. Para la revisión de 1806 Beethoven compuso Leonora No 3 que, aun manteniendo gran parte del material de la original, resultó más concisa y formalmente orientada.

En cambio, las subsiguientes oberturas Leonora No 1 y Fidelio  son más cortas y tienen un estilo más ligero e independiente. Pero aunque podemos suponer que las números 2 y 3 le resultaron a Beethoven excesivas para su entorno operístico, es precisamente el equilibrio que estas obras estrechamente relacionadas presentan entre una sugerencia dramática contundente y su claridad estructural, lo que las ha convertido en las más populares entre las oberturas Leonora/Fidelio en la sala de conciertos. Como tales, son realmente las antepasadas ​​de los poemas sinfónicos del siglo XIX.

La ópera se basa en un incidente real ocurrido durante la Revolución Francesa: Florestán, un preso político, es ayudado por su esposa Leonora, quien, valientemente, ha cogido el puesto de guardia de la prisión disfrazada como un hombre llamado Fidelio. Leonora No 2 sugiere aquellos hechos con una poderosa sencillez.

Una introducción lenta y armoniosa nos muestra la mazmorra, con la presencia de Florestán indicada por una referencia en los clarinetes, trompas y fagots a su desesperada aria del comienzo del Acto II. Cuando llega la sección rápida, lo hace con una melodía heroica y llena de brío para Leonora, que lleva a una transformación cálidamente romántica del aria de Florestán. Más adelante, Beethoven importa directamente de la ópera un dramático golpe de efecto: dos llamadas de trompeta fuera del escenario que anuncian el inminente rescate del par, antes de que la obertura termine en un ambiente de enfática alegría.

Lindsay Kemp

Apunte de la temporada 2016-2017

Anuncios

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s