El gran final de la Novena de Beethoven cierra por todo lo alto una gran temporada

No hay otra obra más unánimemente querida ni que haya sobrevivido mejor a su éxito que la Novena de Beethoven, de modo que elegirla para cerrar la temporada del 25 aniversario de la OSCyL  parecía un acierto, y el lleno absoluto lo confirmaba. Pero Gourlay, en la temporada en que se ha hecho cargo de la orquesta, dirigió anoche una versión tan sorprendente como los comentarios en las notas del programa de Xoán M. Carreira, orientados a resaltar el espíritu comercial de Beethoven y su integración con los poderes establecidos. Esta novena no emergió de un pianísimo indefinido y tembloroso, sino con acordes claros y casi bruscos, como todo el primer movimiento, de una aspereza y agresividad nada habitual. El brillante segundo sonó de forma más convencional, aunque no sobrado de emoción, y el maravilloso tercero, carente de las imprescindibles matizaciones dinámicas, resultó lamentable. Sin alma, sin corazón, sin Beethoven. Afortunadamente, llegaron los contrabajos al rescate, tomaron el relevo las violas, se levantó el cuarteto vocal y el enorme coro, y la orgia de emoción y alegría que es el cuarto movimiento de la novena de Beethoven se adueñó del auditorio, con lo que esta estupenda temporada acabó en todo lo alto. Aunque sin ahuyentar la preocupación que algunos sentimos.

Anuncios

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s