Gershwin: Concierto en Fa

Wayne Marshall. OSCyL, Wayne Marshall
15 y 16 de Junio de 2017

Entre la audiencia del estreno de la Rapsodia en blue presentada por Paul Whiteman el Lincoln Day en el Aeolian Hall, se hallaba Walter Damrosch, el compositor y director de la Sinfónica de Nueva York. Admirador también de la música escénica de Gershwin, Damrosch pidió al joven  compositor que escribiera un concierto para piano para la Symphony Society. El resultado fue el Concierto en Fa que tuvo su primera representación el 3 de diciembre de 1925, con el autor como solista. A diferencia de la Rapsodia en blue, el mismo Gershwin orquestó el nuevo trabajo.

La recepción crítica del Concierto en Fa se pareció a la que había seguido al estreno del primer trabajo sinfónico de Gershwin. No cabía esperar, se dijo, que un autor de música popular compusiera un verdadero concierto. En apoyo de esta afirmación, circuló la historia de que Gershwin había corrido a comprar un libro de texto para averiguar qué era un concierto cuando le encargaron uno. A pesar de las críticas a la estructura formal de la obra, el Concierto en Fa fue el primer concierto americano que encontró un puesto fijo en el repertorio de conciertos.

El Concierto en Fa es la más ambiciosa obra sinfónica de Gershwin, tanto en plan como en ejecución. Tras una resonante introducción que incluye una fanfarria de timbales, platillos y tambores, el piano entra con un límpido y sincopado tema suavemente acompañado por la orquesta. El segundo tema [5:47] hace su aparición inicial en forma de una vivaz figura que más tarde [7:32] es transformada en una de las más convincentes inspiraciones de Gershwin: una melodía espaciosa y larga que recuerda al tema principal de la Rapsodia en blue. Empezando suavemente en el tutti, con comentarios simples pero expresivos en el piano, el motivo se eleva hasta un clímax espléndido.

“En esencia”, escribió Olin Downes en The New York Times el 18 de agosto de 1937, poco más de un mes después de la muerte del compositor en Hollywood, California, “Gershwin cantó una canción. Una canción sobre la ciudad, el music hall , la era mecánica… El movimiento lento del concierto [13:52], es la paz del crepúsculo al otro lado de la puerta del escenario. El portero da unas caladas a su cigarro en la cálida noche de verano, ve luces eléctricas azules y amarillas, escucha los ecos de la calle y el zumbido del tren que se acerca”.

Técnicamente el más difícil de los tres movimientos, el excitante final [26:23] impone un exigente ritmo a solistas y orquesta. En medio de un torrente de notas repetidas como ráfagas de ametralladoras, el piano entra como una tromba. Los inquietos patrones rítmicos se entrelazan a través del tejido temático de todo el movimiento, y llevan al Concierto a su conclusión, dejando casi sin aliento.

Sedwigck Clark, Liner note editor de Mercury Records

-♦-

Wayne Marshall se ha ganado una excelente reputación en todo el mundo, tanto en el campo de la música clásica como en el de la popular. Pocos músicos antes que él han logrado algo así” (Wolfgang Schmitz, WDR Radio Director)

Wayne Marshall (Oldham, Lancashire, 1961) es un pianista, organista y director de orquesta británico, reputado intérprete de la obra de Bernstein, Ellington y Gershwin, de quien ha grabado la obra completa para piano y orquesta actuando como solista y director. Es organista residente del Bridgewater Hall de Manchester y desde 2014 director titular de la Orquesta Radiofónica de la WDR de Colonia.

Anuncios

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s