Isabelle Faust muestra su enorme calidad en un flojo concierto de la OSCyL

oscyl-programa-17-16-17_page001

El precioso sonido del Stradivarius “Bella durmiente” no podía haber sido despertardo por muchas manos mejores que las de Isabelle Faust, una figura de primera magnitud que el Delibes ha escuchado por primera vez esta semana con el Concierto para violín de Schumann, interpretado por la artista alemana con musicalidad, convicción y limpieza, y con una naturalidad que ocultaba el virtuosismo exigido por esta composición. Luego, sin hacerse de rogar demasiado, nos regalado una pieza de Bach con unos bellísimos armónicos y llena de majestuosa serenidad, puede que la Sarabande de la Partita nº 2, haciendo gala de las mismas virtudes.  Una violinista maravillosa.

Antes, la OSCyL había hecho aparecer al feliz Mozart de la Sinfonía nº 34 en una interpretación correcta pero no especialmente memorable. Y después, una floja Segunda de Brahms, errática, cargada de imprecisiones nada habituales en la orquesta y lastrada por un segundo movimiento que, carente de vigor y color, se ha hecho tristemente pesado, ha cerrado una sesión que no será tampoco recordada por ello sino por la estupendísima violinista  que escuchamos en la primera parte.

Anuncios

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s