Estupenda cata barroca con Il Giardino Armonico de Giovanni Antoni

programa-antigua-5-16-17

En las notas del programa de este último concierto de la serie Antigua de esta temporada, el profesor Ignacio Nieto comparaba acertadamente la velada con una “cata vertical” en la que se paladea la evolución de un determinado vino a lo largo de sucesivas añadas.  Y la que nos ha ofrecido el grupo de Antonini, en la mínima expresión de un solista por cuerda (con segundo violín), clave y arpa, amén de las flautas del líder,  ha sido espléndida en calidad y cantidad, quizás con el único reparo de un exceso de vinos de aguja, los propios de sus flautas.  Pero el concierto ha tenido el  acierto de reunir a los de primera y segunda añada (Gabrieli, Bassano y Castello y Legrenzi, según consta en el programa) en un contínuo que ha evitado los aplausos que prolongan excesivamente estas sesiones con tantas obras y dedicar el grueso de la velada a los más evolucionados, con Vivaldi a la cabeza, aunque también con el maravilloso Concierto para dos violines y viola nº 1 de Galuppi, que para muchos de nosotros habrá sido un agradabilísimo descubrimiento.

Sin embargo, los amantes de las emociones no habrán dudado en preferir por encima de todos el Concierto para violonchelo RV 401 de Vivaldi, porque las notas más cálidas de la cata las ha dado ese vino en el instrumento de  Marcello Scandelli, uno de esos músicos cuyo nombre raras veces trasciende al del conjunto, pero capaz de recreaciones tan emocionantes como la que ha logrado hoy. Y también habrá quien se haya quedado con esos vinos de aguja de la flauta de Antonini, quizás con el Concierto de Nardini aunque más probablemente con “La notte” o con el último movimiento del RV 443 de Vivaldi, que ha puesto a prueba su virtuosismo. Al final, con todos ya muy contentos aplaudiendo la fiesta, la casa ha regalado dos piezas más con sus características flautas, dos preciosos movimientos lentos, ambos con un delicadísimo acompañamiento de las cuerdas agudas, el segundo evocador del Nisi Dominus de Vivaldi, que han cerrado la cata dejando un buenísimo gusto de boca y haciendo pensar en el privilegio que supone  ser visitados con regularidad por bodegueros de este calibre.

Anuncios

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s