Falla: El amor brujo

6 y 7 de Abril de 2017
Marina Heredia. OSCyL, Antoni Ros-Marbà

EI Amor Brujo fue el primero de los dos ballets de Manuel de Falla: Lo inició en Noviembre de 1914 (poco después de su regreso a Madrid tras un período de siete años en París, donde mantuvo un estrecho contacto con Debussy, Dukas y Ravel) a instancias del dramaturgo Martínez Sierra y la bailarina gitana andaluza Pastora lmperio, y lo concluyó en Abril de 1915. La versión original, orquestada para quinteto de cuerda, flauta, oboe, trompa, trompeta y piano, fue interpretada por primera vez el 15 de abril en el Teatro Lara, bajo la dirección de Moreno Ballesteros, pero el ballet no fue un éxito; de hecho, la prensa criticó la partitura por su falta de españolidad, una asombrosa aseveración si se tiene presente que, aunque realmente no se usan canciones populares, su música está radicalmente influenciada por las soleares, seguiriyas, polos y martinetes andaluces que le había cantado a Falla la madre de Pastora lmperio, Rosario la Mejorana. Siguieron otras representaciones en Barcelona, pero en 1916 Falla arregló la obra para gran orquesta, y en esa forma, con y sin canciones, fue interpretada con gran éxito en Madrid. La versión revisada se presentó por primera vez en el Teatro de las Artes de París en 1925.

La escena se sitúa en un campamento gitano en Granada. Candelas, una hermosa gitana, está enamorada de Carmelo, pero es frecuentada por el fantasma de su amante muerto, un gitano disoluto pero fascinante cuya memoria amenaza sus esperanzas de encontrar la felicidad con Carmelo. La música de la Introducción y Escena [0:55] con sus figuras insistentes y rítmicas, retrata los celos del fallecido amante de Candelas y se repite en varios momentos del ballet. Los misteriosos pasajes de trémolo de las cuerdas En la cueva  [1:25] sugieren la presencia del espíritu maligno y preparan el camino para el primero de los tres movimientos vocales del ballet, la Canción del Amor Dolido [4:09], en la que Candelas expresa su frustración con cante jondo. El amante muerto hace acto de presencia en El aparecido [5:45] (sólo de trompeta en sordina seguida por una glissandi del piano), y atormenta a Candelas en la Danza del Terror [5:59] (basada en el mismo tema de la trompeta). Desesperados, Candelas y los otros gitanos forman un  Círculo Mágico [7:57] y, con las figuras vacilantes de trompetas en sordina y flautas, murmuran encantamientos sobre un caldero humeante. Unos acordes del piano advierten que es la Medianoche [10:35], la señal para que Candelas comience la célebre Danza Ritual del Fuego [11:15], un intento de alejar el espíritu. Pero la reaparición del motivo de los celos en la Escena [15:30] que sigue demuestra que sus esfuerzos han sido vanos y en el segundo movimiento vocal, la Canción del fuego fatuo [16: 31], canta la naturaleza fugaz del amor. Mientras lo hace, sin embargo, recuerda la debilidad de su ex amante ante una cara bonita, y se hace con la ayuda de otra gitana, Lucía. El siguiente movimiento, Pantomima [18:02], comienza con una reafirmación del motivo de los celos, pero después de que Lucía baile para el fantasma (con una gloriosa melodía en los violoncelos al ritmo 7:8 de un tango gaditano), los ásperos acentos del tema del amante muerto se suavizan audiblemente mientras sucumbe a sus encantos. Candelas, liberada finalmente de su torturador, se une a Carmelo en la Danza del Juego del Amor [22:37] (su tercer canto), y en el Final [25:17] saludan alegremente las campanas de la mañana.

Robin Golding

Anuncios

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s