Shostakovich: Sinfonía nº 14

Magdalena Anna Hofmann, Thomas Oliemans. OSCyL, Gordan Nikolic.
23 y 24 de Febrero de 2017

Lo que iba a ser una estrecha relación entre los dos compositores y entre los artistas anglo-soviéticos que interpretarían sus obras, se inició con el encuentro de Shostakovich y Benjamin Britten en 1960. El motivo de la visita de Shostakovich a Londres fue el estreno de su Concierto nº 1 para violoncello y el chelista Rostropovich y su esposa la soprano Galina Vishnevskaya se unirían al círculo de Britten y Shostakovich influyendo en composiciones de Britten como la Sonata para violonchelo y, desde luego, en el Requiem de guerra. La influencia soviética en Britten también fluyó en dirección contraria y la Sinfonía nº 14 de Shostakovich, además de estar dedicada a Britten, debe mucho al estilo musical del inglés, así como, obviamente, a las “Canciones y Danzas de Muerte” de Mussorgsky que Shostakovich había orquestado recientemente.

La otra gran influencia en la Sinfonía es más personal: la presencia de la muerte y la mortalidad. La obra fue escrita en un breve espacio de tiempo en 1969, en el que Shostakovich se hallaba en un pésimo estado de salud y es quizás la más lúgubre de sus composiciones, dominada obsesivamente por las diferentes apariciones de la muerte a lo largo de los textos de sus once poemas. En esta ocasión, es de hecho la estrecha relación entre los textos lo que da estructura sinfónica a lo que también puede verse como un ciclo de canciones al modo de la “Canción de la Tierra” de Mahler. La sinfonía está escrita para soprano y bajo, con una orquesta que, remedando el uso que Britten hacía de las formaciones de cámara, constaba únicamente de cuerdas y de una prominente sección de percusión. En la versión original de la Sinfonía, los once textos se cantan en ruso, pero Shostakvich autorizó posteriormente interpretaciones en los idiomas originales, así como una versión traducida al alemán. Los poemas a los que Shostakovich puso música son de Apollinaire, García Lorca, Rilke y Kuechelbecker. Estrenada en Leningrado por Rudolf Barshai el 29 de septiembre de 1969, los solistas originales fueron Galina Vishnevskaya y Mark Reshetin.

Los dos poemas iniciales de la Sinfonía son de Federico García Lorca, el poeta español que fue fusilado durante la Guerra Civil. “De Profundis” se abre con un misterioso y errante tema en las cuerdas tras el que el Bajo llora a un centenar de amantes muertos y al centenar de cruces erigidas en su memoria.

Los cien enamorados
duermen para siempre
bajo la tierra seca.
Andalucía tiene
largos caminos rojos.
Córdoba, olivos verdes
donde poner cien cruces,
que los recuerden.
Los cien enamorados
duermen para siempre.

A esto le sigue la “Malagueña” para soprano, una rítmica danza macabra para cuerdas altas y percusión, incluyendo castañuelas.

La muerte
entra y sale
de la taberna.
Pasan caballos negros
y gente siniestra
por los hondos caminos
de la guitarra.
Y hay un olor a sal
y a sangre de hembra,
en los nardos febriles
de la marina.
La muerte
entra y sale
y sale y entra
la muerte
de la taberna.

El tercer poema, una de las más largas canciones, es una escena dramática de Apollinaire, la historia de la legendaria seductora que atrae a los hombres a la muerte desde su peñasco. Esta vez es la propia Loreley quien debe morir, y la música se vuelve más cromática cuando se hunde en el agua.

(…)
Tout là-bas sur le Rhin s’en vient une nacelle

Allí abajo en el Rin se acerca una barca
Et mon amant s’y tient il m’a vue il m’appelle
y en ella viene mi amante, me ha visto, me llama
Mon coeur devient si doux c’est mon amant qui vient
Mi corazón se enternece, es mi amante quien llega
Elle se penche alors et tombe dans le Rhin
Entonces, ella se abalanza y cae en el Rin
Pour avoir vu dans l’eau la belle Loreley
Por haber visto en el agua la bella Loreley,
Ses yeux couleur du Rhin ses cheveux de soleil
Sus ojos color de Rin, sus cabellos de sol

Apollinaire es también el autor de los textos de las siguientes cinco canciones, comenzando con “El Suicida”. Presentado por un solo de violoncelo, este poema habla de la tumba de una jovencita en la que no hay cruz sino sólo tres lirios que crecen en su recuerdo.

Trois grands lys Trois grands lys sur ma tombe sans croix
Tres grandes lirios, tres grandes lirios sobre mi tumba sin cruz
Trois grands lys poudrés d’or que le vent effarouche
Tres grandes lirios empolvados de oro que el viento dispersa
Arrosés seulement quand un ciel noir les douche
Regados solamente cuando un cielo negro les ducha
Majestueux et beaux comme sceptres des rois
Majestuosos i bellos como cetros reales
(…)

“En guardia” es presentada por un insistente motivo en el xilófono que anuncia la muerte de del “pequeño hermano” de la Soprano, el soldado a punto de morir en la guerra, después de lo cual ella también debe encontrar la muerte. La soprano y el bajo cantan luego en un dueto en el que el bajo recuerda a la mujer su pérdida a lo que ella responde amargamente que no era gran cosa, tan sólo su corazón.

(…)
Et puisqu’il doit mourir je veux me faire belle
Y puesto que debe morir me quiero hacer hermosa
Je veux de mes seins nus allumer les flambeaux
Quiero que mis pechos desnudos enciendan las antorchas
Je veux de mes grands yeux fondre l’étang qui gèle
Quiero que mis grandes ojos fundan el estanque helado
Et mes hanches je veux qu’elles soient des tombeaux
Y quiero que mis caderas sean las tumbas
Car puisqu’il doit mourir je veux me faire belle
Pues ya que él debe morir, yo me quiero hacer hermosa
Dans l’inceste et la mort ces deux gestes si beaux
En el incesto y la muerte, estos dos gestos tan hermosos
Mais Madame écoutez-moi donc
Pero Madame, escúcheme pues
Vous perdez quelque chose
Usted ha perdido algo
– C’est mon coeur pas grand-chose
– Es mi corazón,no gran cosa
Ramassez-le donc
Recójalo eentonces
Je l’ai donné je l’ai repris
Yo lo di y lo recuperé
Il fut là-bas dans les tranchées
Estaba allí abajo, en las trincheras
Il est ici j’en ris j’en ris
Ahora está aquí y yo me río, me río
Des belles amours que la mort a fauchées
De los bellos amores que la muerte ha segado

“En la Prisión” es de nuevo sobre un poema de Apollinaire, para bajo solo, que comienza con escalas ascendentes y descendentes en las cuerdas graves. Empleando un lenguaje casi bíblico, el prisionero está solo en su celda esperando su muerte.

Avant d’entrer dans ma céllule
Antes de entrar en mi celda
Il a fallu me mettre nu
Tuve que desnudarme
Et quelle voix sinistre ulule
Y qué voz siniestra aulla
Guillaume qu’es-tu devenu
Guillaume, en qué te has convertido
Le Lazare entrant dans la tombe
Lázaro entrando en la tumba
Au lieu d’en sortir comme il fit
En vez de salir como él hizo
Adieu adieu chantante ronde
Adios, adios, cantora ronda
O mes années ô jeunes filles
Oh, aquellos años, oh, muchachas.

El último poema de Apollinaire es una amarga escena de una antigua historia rusa, que permite al compositor dar rienda suelta a su talento para lo grotesco. Tal virulencia es seguida por el único poema originalmente en ruso, con un texto adecuado a la propia posición de Shostakovich como artista en desacuerdo con la Sociedad, en una de las secciones más profundamente contemplativas de la Sinfonía.

Plus criminel que Barabbas
Más criminal que Barrabás
Cornu comme les mauvais anges
Cornudo como los ángeles caidos
Quel Belzébuth es-tu là-bas
¡Qué Belcebú eres tu allí abajo!
Nourri d’immondice et de fange
Nutrido por la inmundicia y el fango
Nous n’irons pas à tes sabbats
No iremos a tus sabbats
Poisson pourri de Salonique
Pescado podrido de Salónica
Long collier des sommeils affreux
Largo collar de sueños espantosos
D’yeux arrachés à coup de pique
De ojos arrancados a golpes de pico
Ta mère fit un pet foireux
Tu madre se hizo un pedo fracasado
Et tu naquis de sa colique
Y tu nacistes de su cólico
Bourreau de Podolie Amant
Verdugo de Podolia, amante
Des plaies des ulcères des croûtes.
De llagas, de ulceras, de costras
Groin de cochon cul de jument
Morro de cerdo, culo de jumento
Tes richesses garde-les toutes
Tus riquezas guárdatelas todas
Pour payer tes médicaments
Para pagar tus medicamentos
Oh Delvig, Delvig! ¿Dónde está la recompensa
para las bellas acciones i para la poesía?
¿Qué lugar hay para el talento
en medio de sinvergüenzas y necios?
(…)
Oh Delvig, Delvig! ¿Qué es la persecución?
La inmortalidad es la recompensa
para las acciones nobles i valientes
o para los dulces cantos poéticos.
(…)

Un solo de violín en sordina en su registro más alto inicia la “Muerte de un Poeta” de Rilke, un triste lamento para soprano roto por los sonidos de la caja china y las castañuelas. Finalmente, los dos solistas se unen a la breve y amarga conclusión del “Schluss-Stück” de Rilke. El homenaje a la Muerte ha sido angustioso e inapelable.

Dr. David Doughty (Notas en la grabación de Rudolf Barshai con la WDR Sinfonieorchester)

(…)
O sein Gesicht war diese ganze Weite,
Oh, su rostro era como este vasto horizonte
die jetzt noch zu ihm will und um ihn wirbt,
que, todavía ahora, le alcanza y le ronda,
und seine Maske, die nun bang verstirbt,
Y su máscara, que ahora expira con temor,
ist zart und offen wie die Innenseite
es tierna y abierta como el corazón
von einer Frucht, die an der Luft verdirbt.
de una fruta que se pudre a la intemperie.
Der Tod ist groß.
La muerte es grande.
Wir sind die Seinen
Pertenecemos a ella
lachenden Munds.
la de la boca riente.
Wenn wir uns mitten im Leben meinen,
Cuando creemos estar en medio de la vida,
wagt er zu weinen
ella osa llorar
mitten in uns.
en nuestro interior

-♦-

Magdalena Anna Hofmann nació en Varsovia y completó su formación vocal en Viena, inicialmente como mezzo-soprano, para convertirse luego en una lírica soprano dramática que en los últimos años ha causado una gran impresión entre el público y a la crítica, cantando especialmente a Wagner y Schoenberg.

El barítono holandes Thomas Oliemans se graduó en el Amsterdam Conservatory, continuando sus estudios con maestros como Dietrich Fischer-Dieskau. Desde su debut en 2002 ha adquirido un amplísimo repertorio, conquistando de forma fulgurante las más importantes salas de ópera de todo el mundo.

 

Anuncios

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s