Bartok: Suite de El mandarin maravilloso

OSCyL, Josep Pons
19 y 20 de Enero de 2017

el-mandarin-maravilloso

Bartók compuso el ballet El mandarín milagroso en 1918-1919, lo orquestó en 1923, y llamó suite a sus primeras seis secciones en 1927. Ernö Dohnányi dirigió esta suite en Budapest el 15 de octubre de 1928. Incorporando a una visión sombría y modernista las influencias folklóricas que saldrían a la palestra más tarde en la obra de Bartók, está escrita para una gran orquesta que incluye triples vientos, cuatro percusionistas, celesta y piano. Calificada como pantomima, es de una longitud inusual para una presentación escénica, un largo pero único acto. Pero una mayor duración habría diluido tanto la visceral música como su apasionante erotismo. Atiéndase a la trama:

Tres rufianes ofrecen un lupanar con una chica, que hace de cebo desde la ventana; los que se aventuran en el interior son robados. El primero en entrar es un viejo y desaliñado caballero; lo echan en cuanto descubren que no tiene un centavo. Un empobrecido joven también es expulsado. Entonces aparece una aparición. En la partitura leemos que “un mandarín entra y permanece inmóvil en la puerta, la muchacha huye aterrorizada al rincón más lejano de la habitación. Empujada por los rufianes [ocultos],  supera su repugnancia y empieza a danzar de forma vacilante, luego cada vez más rápida. El mandarín clava sus ojos en ella con una mirada fija e impasible, pero cuando la chica se detiene para abrazarlo, comienza a temblar de febril excitación. Ella se estremece ante su abrazo e intenta desembarazarse de él. Momentáneamente libre, trata de escapar corriendo pero es acosada y atrapada. Pelean. Los rufianes saltan sobre él… “

Aquí la suite termina (es sólo una sección del ballet, no una verdadera suite). Pero el ballet prosigue: “Los rufianes atrapan al mandarín y le despojan de sus joyas y de su dinero, le arrastran hasta una cama y tratan de sofocarlo con almohadas y mantas, y luego le apuñalan tres veces con una espada herrumbrosa. Tambaleándose, sigue tratando de abrazar a la chica. Entonces, le cuelgan de una lámpara en el centro de la habitación; la lámpara cae y, en la oscuridad, el cuerpo del mandarín empieza a brillar con una luz verdosa.  Finalmente, a la chica se le ocurre el modo de librarse de él. Abraza al mandarín, con lo que apaga su deseo, le empiezan a sangrar sus heridas, se debilita y muere tras una breve agonía”.

Bartók comentó, en una entrevista en Londres en 1929, que “la gente [sólo] había leído la trama y decidido que era inaceptable. [La pieza no se interpretó en Hungría hasta 1946.] De principio a fin la velocidad quita casi el aliento, y el efecto es en consecuencia muy diferente del que se puede suponer. El mandarín se parece mucho a un cuento de hadas oriental y no tiene nada que pueda considerarse inaceptable”. (No hay constancia de que  la nariz  le creciera un palmo al decir eso).

Una vertiginosa primera sección representa las calles de la ciudad y las proposiciones de la chica. Cada una de sus presas es atraída al interior con arpegios de clarinete [2:46, 6:18] y expulsada luego clamorosamente [6:05, 9:35]. Un lujurioso glissando del trombón caracteriza al viejo [4:12]; un solo de oboe al joven [7:41]. El tercer señuelo del clarinete [9:46] es más agudo, acompañado por un largo temblor orquestal, interrumpido por trombones, que concluye con un alarido cuando el mandarín aparece en la puerta [11:26]. Tras un silencio, el mandarín empieza un lento vals [12:06] que luego se irá acelerando hasta que la orquesta se estremece convulsivamente cuando abraza a la chica [16:40].

Ella se libera entre gritos y golpes [16:48]. Un violento tema del Oriente medio en las cuerdas graves [17:14] es acaloradamente perseguido por los violines en una mordaz e intensa fuga, interrumpida [18:20] cuando el mandarín tropieza antes de poder abrazar finalmente a la chica, lo cual señala el ataque de los rufianes y el destructivo choque final de la suite.

Roger Dettmer, allmusic.com

BBC Symphony Orchestra, Edward Gardner.
Anuncios

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s