La música la han puesto Spinosi y los músicos

programa-antigua-2-16-17_page001

Tras interpretar y cantar con el público We wish you a merry Christmas y Noche de paz como había hecho dos días antes, siempre con su cálida y chispeante simpatía, Spinosi ha despedido en olor de multitud el segundo concierto del ciclo de música antigua de esta temporada con el Ensemble barroco de la OSCyL reforzado por cinco miembros del Ensemble Matheus, uno por cuerda.  Merecidamente, porque sin violín y sin travesuras ha dirigido de forma deliciosamente handeliana dos pasajes orquestales de Serse, y con su violín y su ya conocido y nada inoportuno taconeo final, el Concierto para dos flautas de Telemann en el que Pablo Sagredo (que ya había impresionado antes acompañando un aria del Orlando furioso de Vivaldi) y André Cebrian han protagonizado con sus traveseras unos largos minutos de extraordinaria belleza.

Continuar leyendo

Anuncios

David DQ Lee interpreta arias para contratenor de Handel y Vivaldi

david-dq-lee-con-el-ensemble-matheus

David Dong Qyue Lee es un contratenor coreano formado y radicado en Canadá, en donde es considerado como uno de los mejores de su generación. Aquí, acompañado por el Ensemble Matheus de Jean-Christophe Spinose cantará arias de Serse  de Handel probablemente la fantástica y popular Ombra mai fu en la que Jerjes reverencia la sombra de un plátano

Continuar leyendo

Seducidos por la simpatía (y el arte) de Spinosi

programa-antigua-1-16-17_

Bastante por debajo de las expectativas que crea el nombre de Jean-Christophe Spinosi, el concierto se desarrollaba entre la monotonía de un par de obras de Vivaldi para flauta, La notte y el Concierto en Do mayor,  interpretadas de forma muy poco estimulante  tanto por el solista Jean-Marc Goujon como por el Ensemble Matheus, y la poco acertada Serenata Nocturna de un Mozart irreconocible (y no por las bromas que, en la línea de Kremmer, han amenizado su final, sino por la absoluta falta de delicadeza de la interpretación), cuando Spinosi, rebosante de simpatía y aprovechando los siempre  graciosos esfuerzos de hablar en una lengua que no se conoce, se nos ha metido a todos en el bolsillo mostrando la correlación entre los versos del soneto que preludia la partitura del Verano de Las cuatro estaciones y su música. Luego, aunque ese  concierto de Vivaldi también ha sido aderezado por algunas bromas que no venían muy a cuento (incluyendo unos compases que si no eran de Ennio Morricone lo parecían), el conjunto ha sonado muy bien, y por si el Concierto para dos violines en re mayor, que ha interpretado a gusto y con mucho gusto en compañía de Laurence Paugam, no hubiese bastado para dejar muy buen sabor de boca, nos ha regalado un par de amables y emotivos momentos con dos villancicos participativos, We wish you a Merry Christmas y Noche de Paz, redondeando un final feliz.