Prokofiev: Sinfonía nº 7

OSCyL, Vladimir Fedoseyev
17 y 18 de Noviembre de 2016

sergei_prokofiev

En las décadas centrales del siglo XX, muchos compositores de Europa Occidental y América, tratando de romper definitivamente con el pasado, se alejaron del género más venerable de la música orquestal, la sinfonía. La escritura sinfónica y sus tradiciones se mantuvieron principalmente durante esos años en dos compositores soviéticos: Dmitri Shostakovich y Sergey Prokofiev. Este último músico completó su primera sinfonía en 1917, cuando tenía veintiséis años. La última llegó tras 35 azarosos años , durante los últimos meses de su creatividad.

En sus memorias, la viuda de Prokofiev ofrece una reveladora descripción de las metas artísticas del compositor durante sus últimos años de vida. “Me habló de su deseo de un lenguaje musical sencillo y claro”, escribe. “Había estado pensando en ello durante mucho tiempo … Cuando hablaba de claridad y sencillez no se refería a  la ‘vieja sencillez’ que consistía en repetir lo que ya se había dicho, sino de una nueva sencillez ligada a la dirección que tomaban nuestras vidas “.

 La “nueva sencillez” que Prokofiev buscaba es el sello distintivo de sus últimas composiciones, sobre todo de su Sinfonía No. 7, el último trabajo que completó antes de su muerte, en marzo de 1953. Prokofiev no fue el primer compositor en cuya madurez final se encuentra un alejamiento de la complejidad superficial en favor de un discurso musical más sereno, directo y aparentemente sencillo. La misma tendencia se puede apreciar en las últimas composiciones de Mozart, Brahms, Bartók y otros. (Por supuesto, la aparente sencillez en una obra de arte puede ocultar un profundo contenido, como sucede con la música de estos compositores, pero eso es otro asunto). En el caso de la Séptima Sinfonía de Prokofiev, sin embargo, varios factores además del intangible de la evolución artística de su autor, propiciaron el estilo transparente y accesible de la obra.

Prokofiev proyectó originalmente esta pieza como una sinfonía juvenil para la División de Radio Infantil de la URSS, y aunque la obra superó rápidamente esta concepción inicial, un juvenil e incluso inocente lirismo sigue siendo una de sus importantes características. Más ominosamente, Prokofiev había sido censurado en 1948 por el Comité Central del Partido Comunista por el “formalismo decadente” (léase “modernismo”) de varias de sus composiciones, una acusación que provocó las disculpas del compositor y la promesa de dotar sus obras con un tipo de “melodía inmediatamente comprensible”.

Es difícil determinar hasta qué punto cada uno de estos factores -las propias inclinaciones creativas de Prokofiev, la inspiración inicial de la obra y la presión política- influyeron en el carácter de su Séptima Sinfonía. En cierta medida se complementaron entre sí, y parece razonable suponer que las tres contribuyeron a dar forma a la obra. En cualquier caso, la composición final de Prokofiev es una obra atractiva y extremadamente melodiosa. El compositor utiliza el tradicional diseño sinfónico de cuatro movimientos, con un movimiento de apertura sobrio y sustancial seguido por un intermezzo con aire de vals y un Andante tranquilo. La sinfonía concluye con un final alegre que ofrece una última visión del ingenio musical de Prokofiev. (*)
 
QUÉ ESCUCHAR: Prokofiev construye el primer movimiento sobre tres temas. El primero, escuchado al principio, contiene una melodía amplia y expresiva en las cuerdas y una contra-melodía que no acompaña a la idea inicial, sino que la potencia. Esto conduce enseguida a otra espaciosa melodía [2:14], elevadísima y extática, ricamente orquestada. Finalmente escuchamos un tema lúdico, asignado a los vientos agudos  y el xilófono [3:40]. Conviene fijarse en estos materiales, ya que se repiten no sólo en este primer movimiento sino también en el final.

 El segundo movimiento [10:50] comienza revoltosamente pero pronto se asienta en un suave vals [11:40] que recuerda una música similar del ballet La cenicienta de Prokofiev. Estos dos tipos de música alternan a lo largo de esta parte de la sinfonía. Sigue un plácido Andante [18:40] cuyas melodías fluyen como una límpida corriente.

 Prokofiev inicia el final [24:50] con un galope, un tipo de melodía que escribió con frecuencia, y a menudo con aristas estridentes. Gozando claramente de este material frenético, lo hace durar un buen rato, interrumpiéndolo brevemente para un interludio de marcha [27:13]. Finalmente, el tempo se relaja para un regreso del tema elevado del primer movimiento [29:50]. De forma muy remarcable, el compositor recuerda luego el tercer tema lúdico de ese mismo movimiento [31:26], pero ahora más plenamente realizado y sonando de modo más fantástico.

 Paul Schiavo

(*) Al ser advertido de que el final poco enérgico de la sinfonia iba a suponerle no ganar el Premio Stalin, Prokofiev escribió una coda más optimista. Poco antes de morir le pidió a su amigo  Mstislav Rostropovich que se cuidase de eliminarla, pero algunos directores optan por ese final.

-♦-

… combina un profundo sentimiento musical con un juicio artístico equilibrado y sus interpretaciones alcanzan gran intensidad sin necesidad de caer en la exageración expresiva (David Patmore)

fedoseyevUno de los principales directores rusos del nuevo milenio, Vladimir Fedoseyev (Leningrado, 1932) dio su más trascendental paso cuando, en 1971, Evgeny Mravinsky le invitó a dirigir la Filarmónica de Leningrado. Tres años después, era nombrado director principal de la Orquesta Sinfónica de la Radio de Moscú, sucediendo a Gennadi Rozhdestvensky y labrándose en ella la reputación de saber lograr el equilibrio entre pasión e integridad musical. Durante la segunda fase de su carrera se ha prodigado en Europa Central. Huésped frecuente en la Ópera de Zúrich, ha ganado muchos admiradores como director de ópera, y como director principal de la Orquesta Sinfónica de Viena desde 1997, ha aportado una nueva intensidad a la frecuentemente infravalorada segunda orquesta de la ciudad.

1 comentario

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s