Berlioz: Sinfonía Fantástica

3 y 4 de Noviembre de 2016
OSCyL, Andrew Gourlay

Programa Fantástica

Berlioz escribió las notas del programa de su Fantástica en dos ocasiones, en los programas de 1845 y 1855. La diferencia más sustancial entre ambos textos es precisamente la importancia que da a su programa, que en el segundo pierde la categoría de “indispensable” para la comprensión de la obra. Otra novedad, menor, es que, según este último, el protagonista se halla bajo los efectos del opio desde el principio. Por lo demás, las diferencias son mínimas, y en el último movimiento no las hay.

Episodio de la vida de un artista
Sinfonía Fantástica
en cinco partes

Advertencia

El compositor ha pretendido desarrollar, en lo que tienen de musical, diferentes situaciones de la vida de un artista. Los términos del drama instrumental, privados del auxilio de la palabra, necesitan ser expuestos de antemano. El programa* que sigue debe pues ser entendido como el texto hablado de una ópera, destinado a introducir los fragmentos musicales, cuyo carácter y expresión origina.

*La distribucion de este programa entre el auditorio, en los conciertos en que figure esta sinfonía, es indispensable para la plena comprensión del desarrollo dramático de la obra.

El siguiente programa debe ser distribuido entre la audiencia siempre que La Sinfonía fantástica sea dramatizada y se siga por tanto del monodrama de Lélio que concluye y completa el episodio en la vida de un artista. En tal caso, la orquesta invisible se situará tras el telón del escenario del teatro.

Si la sinfonía se interpreta aisladamente en un concierto, esta disposición ya no será necesaria: puede incluso prescindirse del reparto del programa, conservando solamente el título de los cinco movimientos; siendo capaz la sinfonía (el autor lo espera) de poseer en sí misma un interés musical independiente de cualquier intención dramática.

Programa de la sinfonía

Un joven músico, de sensibilidad mórbida y ardiente imaginación, se envenena con opio en una crisis de desesperación amorosa. La dosis de narcótico, demasiado débil para provocarle la muerte, lo sumerge en un pesado sueño acompañado de las visiones más extrañas, durante el que sus sensaciones, sus sentimientos y sus recuerdos, se convierten en sus cerebro enfermo en pensamientos e imágenes musicales [1]. La misma mujer amada se ha convertido para él en una melodía y como una idea fija, que encuentra y escucha por todas partes [2].

Primera parte
Sueños-Pasiones

El autor imagina que un joven y vibrante músico, afectado por una enfermedad del espíritu que un escritor famoso llama vague des passions [3], ve por primera vez a una mujer que reúne todos los encantos del ser ideal que soñaba en su imaginación, y cae perdidamente enamorado de ella. Por un singular capricho, la imagen de su amada nunca se presenta en el espíritu del artista sin ir ligada a un pensamiento musical, en el que encuentra un cierto carácter apasionado, pero noble y tímido como el que él presta al objeto de su amor.

Este reflejo melódico y su modelo le persiguen sin cesar como una doble idea fija. Este es el motivo de la aparición constante, en todos las partes de la sinfonía, de la melodía con que se inicia el primer allegro. El paso de este estado de sueño melancólico, interrumpido por algunos accesos de alegría inmotivada, al de una pasión delirante, con sus arrebatos de furia, de celos, sus vueltas a la ternura, sus lágrimas, su consuelo religioso –es el tema de la primera parte.

Empieza recordando esa inquietud del alma, esa vague des passions, esas melancolías, esas alegrías inmotivadas que experimentaba antes de haber visto a su amada; luego el amor volcánico que ella le inspiró súbitamente, sus delirantes angustias, sus celosos furores, sus retornos a la ternura, sus consuelos religiosos.

Segunda parte
Un baile

El artista se encuentra en las más diversas circunstancias de la vida, en medio del tumulto de una fiesta, en la pacífica contemplación de las bellezas de la naturaleza; pero, en todas partes, en la ciudad, en el campo, la imagen querida se le presenta y llena su alma de desazón.

Vuelve a encontrar a la amada en un baile en medio de una brillante fiesta.

Tercera parte
Escena en el campo

Hallándose una tarde en el campo, oye a lo lejos a dos pastores que dialogan un ranz des vaches [4]; este dúo pastoral, el lugar de la escena, el suave murmullo de los árboles mecidos por el viento, algunos motivos de esperanza que recientemente ha concebido, todo contribuye a devolver a su corazón una calma desusada, a dar a sus pensamientos un color más alegre. Reflexiona sobre su soledad; espera dejar de estar solo pronto… Pero ¿y si ella lo traicionase? … Esta mezcla de esperanza y temor, estas ideas de felicidad, perturbadas por algunos negros presentimientos, forman el tema del adagio. Al final, uno de los pastores retoma el ranz des vaches; el otro pastor ya no contesta… Ruido de truenos lejanos… soledad… silencio…

Una tarde de verano en el campo, oye a dos pastores que dialogan un ranz des vaches; este dúo pastoral, el lugar de la escena, el suave murmullo de los árboles mecidos por el viento, algunos motivos de esperanza que recientemente ha concebido, todo contribuye a devolver a su corazón una calma desusada, a dar a sus pensamientos un color más alegre, pero ella aparece de nuevo, se le para el corazón, le estremecen dolorosos presentimientos: si ella le traicionase… Uno de los pastores retoma su inocente melodía, el otro ya no responde… El sol se pone… ruido de truenos lejanos… soledad… silencio…

Cuarta parte
Marcha al cadalso

Definitivamente convencido de que su amor es ignorado, el artista se envenena con opio. La dosis de narcótico, demasiado débil para causar su muerte, le sumerge en un sueño acompañado de las más extrañas visiones. Sueña que ha matado a la que amaba, que ha sido condenado, conducido al cadalso y que asiste a su propia ejecución. El cortejo avanza al son de una marcha, por momentos sombría y salvaje, otras veces brillante y solemne, en la que un sordo rumor de pesados pasos sucede sin transición a los más ruidosos estampidos. Al final de la marcha, los cuatro primeros compases de la idée fixe reaparecen como un último pensamiento de amor interrumpido por el golpe fatal.

Sueña que ha matado a la que amaba, que ha sido condenado, conducido al cadalso y que asiste a su propia ejecución. El cortejo avanza al son de una marcha, a veces sombría y salvaje, a veces brillante y solemne, en la que un sordo rumor de pesados pasos sucede sin transición a los más ruidosos estampidos. Al fin, la idée fixe reaparece un instante como un último pensamiento de amor interrumpido por el golpe fatal.

Quinta parte
Sueño de una noche de aquelarre

Se ve en un aquelarre, en medio de una horrible tropa de sombras, hechiceros, de monstruos de toda especie congregados para su funeral. Ruidos extraños, gemidos, estallidos de risa, gritos lejanos que parecen ser respondidos por otros gritos. La melodía amada reaparece una vez más, pero ha perdido su carácter de nobleza y timidez, no es más que una danza innoble, trivial y grotesca: es ella quien viene al aquelarre… Rugidos de alegría a su llegada… Ella se une a la orgía diabólica… Campanadas fúnebres, parodia burlesca del Dies irae**, corro del aquelarre. El corro del aquelarre y el Dies irae juntos.

**Himno cantado en las ceremonias fúnebres de la Iglesia Católica

BBC Philharmonic Orchestra. Yan Pascal Tortelier.

[1] Leonard Bernstein afirmando que este movimiento es la primera descripción musical de un trip y que la Fantástica es la primera sinfonía psicodélica de la historia.

[2] Bernstein explicando la idée fixe:

[3] Chateaubriand, en “El genio del Cristianismo”.

[4] El Ranz des vaches es una melodía tradicional que ciertos pastores suizos cantan a cappella o tocan con sus trompas mientras conducen las reses a los pastos o retornan a los establos al acabar el verano.

2 Comentarios

    • Es todo lo que puedo aportar, y hastá más, dado lo justísimo de mi inglés. Gracias por tu bendición.

      Toca esta tarde, pero, dada la epidemia, veremos si no hay concierto de toses.

      Me gusta

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s