Un concierto ruso para una exhibición

oscyl-programa-15-15-16

Esta semana ha asistido al concierto un amigo que conoce auditorios y orquestas de medio mundo. Le ha gustado el Delibes por fuera y por dentro, ha admirado su hall, y se ha quedado pasmado al descubrir desde él la sala sinfónica. Le ha gustado (más que a mí) Valentina Lisitsa en el Concierto nº 1 de Rachmaninov, no tanto en las dos propinas que ha ofrecido sin hacérselo pedir demasiado, el atlético Precipitato final de la Sonata nº7 de Prokofiev  (“Stalingrado”, como la sinfonía de la segunda parte, un coincidencia difícilmente casual)

Continuar leyendo

Anuncios