Schubert: Rondó para violín y orquesta

Daniel Stabrawa. OSCyL, Daniel Stabrawa
15 y 16 de Abril de 2016
Stabrawa

El compositor austriaco Franz Schubert no escribió ningún concierto para instrumento solista y orquesta. Aparte de los obbligato de algunas de sus canciones, el más notable para clarinete en Der Hirt auf dem Felsen (El pastor en la roca) (D. 965), Schubert sólo escribió dos obras de concierto: el Konzertstück für Violine und Orchester (Pieza de concierto para violín y orquesta) (D. 345) y el extenso Rondo für Violine und Streichorchester (Rondo para violín y orquesta de cuerdas) (D. 438), datado en junio de 1816. Esta última es, sin duda, la obra de concierto maestra de Schubert. Precedido por un largo Adagio, el Rondo es a la vez una ocasión para que los solistas desplieguen su virtuosismo y una maravillosa pieza de música por derecho propio. Con tres temas (un alegre baile de apertura [3:43], un segundo tema al estilo del mejor falso folclore de Schubert [4:27], y un dramático tema final [5:10] que va de menor a mayor) presentados en la forma de un rondó extendido que se mueve a través de las terceras favoritas de Schubert y culmina en fa mayor, el Rondo de Schubert es un trabajo tan agradable como cualquiera de los movimientos que cierran los conciertos para violín de Mozart.

James Leonard, allmusic.com

Continuar leyendo

Anuncios