Mozart: Concierto para flauta y orquesta nº 1

Emmanuel Pahud. OSCyL, Gustavo Gimeno
10 y 11 de Marzo de 2016
Joven con flauta (George Romney)

Joven con flauta (George Romney)

En una carta fechada el 10 de diciembre 1777, Mozart informaba a su padre desde Mannheim de que Johann Baptist Wendling, primer flautista de la famosa Orquesta de Mannheim, había sido contactado por un acaudalado hombre de negocios holandés llamado de De Jean, que estaba dispuesto a pagar 200 florines por tres conciertos para flauta fáciles y cuatro cuartetos de flauta para su propio uso [200 por obra]. Mozart aceptó el encargo, que debía estar listo antes de que De Jean fuese a París a mediados de febrero de 1778. El día antes de que el holandés llegase, Mozart había entregado solamente tres cuartetos y dos conciertos, por los que se le pagaron sólo 964 florines. El compositor, que estaba siendo presionado por su padre para continuar su propio viaje a París con su madre, se deshizo en excusas, escribiendo de nuevo a Salzburgo el 14 de febrero: “No es raro que haya sido incapaz de acabarlos, porque no he tenido ni una hora de calma aquí… Por otro lado, usted sabe que puedo ser un inútil cuando me veo obligado a escribir para un instrumento que no soporto. “

Hay más que indicios de falta de sinceridad en las palabras de Mozart, pues esos días fueron el apogeo del período durante el que estaba siendo distraído de su trabajo por su recién descubierto amor por la cantante Aloysia Weber, con cuya hermana Constanze se casaría finalmente. De los dos conciertos para flauta que Mozart entregó a De Jean, el segundo, en re mayor, ni siquiera era una obra nueva, sino el arreglo de un concierto para oboe que había compuesto en Salzburgo el año anterior. Es también cierto que uno de sus alumnos, el médico vienés Joseph Frank, explica en sus memorias haberle oído manifestar su animadversión hacia la flauta y el arpa. Pero también que, pocos meses después de haberse excusado con su padre, le decía en otra carta que “no podía imaginar el glorioso efecto de una sinfonía con flautas, oboes y clarinetes”. Y tampoco es desdeñable el hecho de que una flauta (mágica, eso sí), sea la protagonista y de el título a su última ópera. En cualquier caso, si el rechazo de Mozart hacia la flauta era tan grande como afirmó, hay pocos indicios en el Concierto para flauta no. 1 en sol mayor, sobre todo en el expresivo Adagio ma non troppo central.

Los movimientos exteriores son un Allegro maestoso y un Rondo final: Tempo di Menuetto. La obra está escrita para dos oboes (reemplazados por flautas en el Adagio), dos trompas y cuerdas.

Joseph Stevenson, allmusic.com

Emmanuel Pahud. Haydn Ensemble Berlin.

-♦-

pahudNacido en Ginebra en 1970, Emmanuel Pahud es considerado desde hace décadas como uno de los mejores flautistas del mundo, si no el mejor. A los 22 años era ya solista de la Filarmónica de Berlin, el más joven en llegar nunca a ese puesto. Ha grabado la mayor parte del repertorio existente para su instrumento, una flauta de oro de 14 kilates.

El precioso adagio que interpreta aquí pertenece al cuarteto Kv 285, otra de las obras que compuso para De Jean

-♦-

1 comentario

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s