Brahms: Sinfonía nº 4

Brahms

Aunque su catálogo enumera sólo cuatro sinfonías, Brahms escribió otras obras cercanas a ese género: Su Primer Concierto para piano lo planeó de hecho como una sinfonía, y al segundo (que es en cuatro movimientos) se le ha llamado una sinfonía con piano obbligato. Aunque la segunda y tercera sinfonías fueron presentadas en Viena, Brahms decidió probar su Cuarta Sinfonía fuera de la ciudad. Él mismo dirigió el estreno (en octubre de 1885) con la Orquesta de la Corte de Meiningen, y el público se mostró entusiasmado. Viena no fue tan receptiva cuando la obra se presentó allí un par de meses más tarde. El hecho es que, apenas diez años después de estrenar su primera sinfonía, Brahms había escrito la última. Dos años más tarde llegaba el Doble Concierto, cuyas dos partes para solistas (violín y violonchelo) nos recuerdan la vieja forma de sinfonía concertante, pero sinfonías no habría más.

Para su último intento en forma sinfónica, Brahms produjo una obra monumental cuyo primer movimiento crece desde el más simple de los materiales, un simple intervalo ascendente y descendente, a partir del cual se desarrollan prolongadas líneas de poderosa, pero no sentimental, grandeza emocional.

Orchestre Philharmonique de Radio France, Myung-Whun Chung.

El implacable desarrollo orgánico, que comienza cuando aún se están exponiendo los temas, conduce a una compleja interacción de motivos y fragmentos melódicos. La amiga del compositor Elisabeth von Herzogenberg le escribió hablando de su temor a que una excesiva dedicación a la creación de conexiones temáticas complejas dificultase su comunicación musical con el oyente inexperto: “…disfruto de toda la emoción de un explorador o un científico descubriendo los secretos de tu creación! Pero llega un punto en el que me asalta la duda de … que sus bellezas no sean accesibles a los aficionados a la música normales”.

Lo que hace esa música tan convincente, de hecho, debe ser la forma en que las líneas fluyen y refluyen con gran belleza lírica, a la vez que la complejidad contrapuntística otorga sustancia y riqueza a la textura. Como ejemplo de cómo Wagneritas y Brahmsianos parecían siempre tener algo desagradable que decirse, tenemos el comentario del compositor Hugo Wolf, uno de los detractores de la sinfonía, que afirmó que Brahms estaba “componiendo sin ideas.” Schoenberg, aunque siguió la estela de las progresistas proclividades cromáticas de Wagner, fue un firme defensor de lo que describió como la técnica de Brahms de “variación del desarrollo.” Ciertamente, Beethoven había demostrado que materiales mínimos podrían ser fuente de música valiosa.

Orquesta del Gewandhaus de Leipzig, Kurt Masur

Tras la poderosa conclusión del primer movimiento, Brahms presenta el segundo con la categórica declaración de un par de trompas, seguida por un deslumbrante pasaje en el que todas las cuerdas tocan delicados acordes en pizzicato sosteniendo una prolongada melodía de los vientos. Como en el famoso final (para cuya estructura Brahms mira modelos musicales muy anteriores), hay una cualidad arcaica en esta música, que es el resultado, en parte, del uso que el compositor hace del modo frigio medieval.

Bayerisches Staatsorchester, Carlos Kleiber

Esta meditación más bien triste, es interrumpida por más pasajes animados, pero aquí domina el tono de “la sombra de un destino inevitable.” (Karl Geiringer)

Filarmonica della Scala, Myung-Whun Chung

En las otras sinfonías de Brahms no hay un movimiento que cumpla el papel del scherzo acuñado por Beethoven, pero sí en esta Cuarta Sinfonía. Aquí, el tercer movimiento desborda de buen humor y pura energía bruta, con el piccolo y el triángulo añadidos a las fuerzas orquestales para obtener un grado más de ebullición.

La estructura, sin embargo, no es la de un scherzo tradicional con una sección media de contraste; de hecho, este movimiento está en forma sonata, e incluye material que llevó a Hermann Kretschmar a destacar (en un escrito de 1887) “sus acelerados e inquietos ritmos… su repentina y palpitante energía, y… su carácter predominantemente duro.”

Wienner Philharmoniker, Daniele Gatti

Brahms, un diligente estudiante de la historia de la música, estaba siempre dispuesto a recurrir a estilos y formas de épocas anteriores. El último movimiento de la Cuarta Sinfonía es el más conocido de esos casos, y es considerado generalmente como una passacaglia, con referencia a Bach. Aunque el tema que se repite a lo largo del movimiento lo tomó de la Cantata No. 150 de Bach, el director y especialista en barroco Nikolaus Harnoncourt cree firmemente que la forma en sí es más típica de los movimientos finales de las óperas francesas del barroco (especialmente de las de Rameau). Lo que es innegable es la sensación de poder acumulado que Brahms creó con sus métodos “pasados ​​de moda”.

Berliner Philharmoniker, Andris Nelsons

El tema se repite unas 30 veces, pero el material musical se organiza, en su textura, en su dinámica y, sobre todo emocionalmente, en una estructura semejante a la de la sonata: La extensa sección inicial es seguida por pasajes más relajados (pero todavía afligidos) de carácter lírico y anhelante (entre los que ocupa un lugar destacado un solo de flauta).

Berliner Philharmoniker, Simon Rattle

Una renovada energía marca el comienzo de una especie de desarrollo, que culmina con tres variaciones que traen de vuelta los temas del inicio. Las páginas finales de la Sinfonía, de violenta intensidad, están despiadadamente cargadas de rebeldía e irritación. Por una vez, no hay coda. Sin triunfo, no hay alegría, no hay radiantes acordes de cuerda. El resto… es silencio.

Dennis Bade

Bayerisches Staatsorchester, Carlos Kleiber

-♦-

Chamber Orchestra of Europe, Bernard Haitink

-♦-

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s