Buena inauguración de la temporada con el nuevo director titular, Andrew Gourlay

OSCYL-PROGRAMA-01-15-16-web_page001(1)

Andrew Gourlay ha inaugurado la temporada como principal director invitado de la orquesta de la que a partir del próximo Enero será titular y que ha calificado como la mejor de España. En el acto de su presentación, López Cobos le había dado la bienvenida desde una pantalla: “Recibes una orquesta joven con una gran proyección, una sala que es un sueño y un público fiel”. Sin novedades en la sala, ayer el público fue fiel y la orquesta estuvo tan magnífica como siempre, luciendo sus secciones en las dos ricas y refrescantes obras de Stravinsky y toda su opulencia en unas Danzas sinfónicas de Rachmaninov que bien podrían apodarse “del Nuevo Mundo”. Los músicos parecen muy a gusto con Gourlay y al joven director, que se estrena como titular con esta orquesta, se le ha visto más feliz aún de lo habitual.

La mezzo Elisabeth Kulman ha sustituido al baritono Markus Werba en las Rückert-Lieder de Mahler, un cambio que habrá agradado a todos los que las preferimos en ese registro. Con unos pianísimos de ensueño, la austríaca ha cantado maravillosamente, pero tanto su timbre como su vigor han propiciado un Mahler un tanto wagneriano, falto del recogimiento que se espera en estas canciones y por el que tampoco la orquesta se ha decantado. Um Mitternacht ha sufrido además algunos desencuentros. Pero acabando con Ich bin der Welt abhanden gekommen y el emocionantísimo final que mezzo y orquesta han bordado con la inestimable colaboración del corno Juan M. Urbán, lo lógico era que el público se rindiera como se ha rendido a pesar de que la obra parecía menos trabajada que las Danzas de Rachmaninov, a las que sólo se les ha podido reprochar algunos tuttis orquestales demasiado bruscos y ruidosos. Nada que Gourlay no pueda mejorar, especialmente ahora que dispondrá de más tiempo, contando con músicos como el oboe Sebastián Gimeno, la flautista Dianne Windsor o la concertino Wioletta Zabek, otros de los que hoy han brillado, como lo ha hecho el saxofonista José Luis López, o como seguramente habría brillado cualquiera que hubiese tenido una intervención solista. Porque son unos grandes músicos y porque quizás sea tan cierto que la OSCyL es la mejor orquesta de España como que la sala sinfónica del Delibes es un sueño.

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s