John Axelrod dirige magníficamente a la OSCyL en el concierto de presentación de una sensacional Khatia Buniatishvili

OSCYL-PROGRAMA-19-14-15

Moviendo los brazos con gestos amplios y expresivos, John Axelrod dirigió anoche magníficamente, y la OSCyL, siempre aplicada, sonó y se cuadró magníficamente, desde la suntuosidad de los violines del arranque del Concierto para piano nº2 de Rachmaninov hasta el tremendo tutti final de El pájaro de fuego, con un cuidadísimo control del volumen que huyó de los excesos y resultó especialmente espectacular al emerger el Adagio del concierto. Los aplausos tras ambas obras fueron largos y merecidos: Para el director, para la orquesta, y para sus solistas, entre los que esta vez merece destacarse al trompa José Miguel Asensi, por resolver con tanto acierto sus comprometidísimas intervenciones en la obra de Stravinsky.

Continuar leyendo

Anuncios