Bernstein: Danzas sinfónicas de West Side Story

OSCyL, Jesús López Cobos
29 y 30 de Mayo de 2015

west-side-story

Lo qué Leonard Bernstein ha hecho en este trabajo es tomar una selección de números de su musical “West Side Story” y ordenarlos en una secuencia musicalmente satisfactoria, en vez de intentar seguir de forma exacta la narración de la obra musical. Así, la canción Somewhere, cantada por los héroes María y Tony cuando sueñan con seguir su camino juntos, en un futuro sin el fatal conflicto entre las dos bandas, los Jets y los Sharks, llega pronto (4:29), justo después del Prólogo que representa la violencia de las dos bandas callejeras, mientras que en el musical no se escucha hasta el segundo acto. [Por lo demás, el orden es el de la historia, que se sigue perfectamente]

Un Scherzo basado en Something’s Coming (1:10) lleva al Mambo (2:54), el baile en el instituto…

…y luego al Cha Cha en el que Tony y María bailan por primera vez y se dan cuenta de su atracción mutua en la Escena del encuentro. La canción Cool (1:40), a pesar de pretender lo que indica su título, oculta un antagonismo latente que estalla en Rumble (5:15), cuando son asesinados los líderes de las bandas, uno de ellos por Tony.

Una breve cadenza de la flauta anuncia el I have a love de María, que anticipa el trágico pero curativo Final de la obra, antes de que la Suite concluya con evocadoras reminiscencias de Somewhere (2:56).

San Francisco Symphony Orchestra. Michael Tilson Thomas

El musical funciona bien debido en parte a su potente combinación de una música enérgica y violenta, a menudo impulsada ​​por ritmos vibrantes, con material más reflexivo y de hecho profundamente romántico. También hay elementos de la música latinoamericana. Pero otras dos cualidades marcan esta increíble partitura. Primero, está la brillante orquestación. En realidad, la de la Suite no es de Bernstein, sino de dos orquestadores magistrales, Irwin Kostal y Sid Ramin, que unieron sus fuerzas para hacer el trabajo de convertir música compuesta para una pequeña banda en música diseñada para una gran orquesta sinfónica. Y luego tenemos todas esas melodías memorables. Se trata de un musical, y como pasa en todos los mejores musicales, el oyente vuelve a casa con sus melodías dándole vueltas en la cabeza.

Tal vez lo más importante de la obra, ahora igual que en los 50, es que nos hace pensar en la inutilidad de la guerra de pandillas. No es nada nuevo, pero es todavía algo que deja cicatrices en la humanidad. Y no es algo que sólo funciona a nivel de barrios, entre los jóvenes. ¿Qué hay en los conflictos religiosos o las guerras entre naciones sino este mismo proxenetismo patético que azuza los instintos? Bernstein era un idealista que sabía que la música puede poner un espejo ante la sociedad. Nos muestra un mejor camino, y es por eso por lo que más de medio siglo después de que impactase en Broadway, esta brillante obra sigue siendo tan importante.

Stephen Pettitt, crítico musical.

-♦-

2 Comentarios

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s