Berlioz: Harold en Italia

Roberto Diaz. OSCyL, Juanjo Mena.
21 y 22 de Mayo de 2015.

Childe Harold's Pilgrimage (Albert Pinkham Ryder)

Pocas semanas después del concierto que me reivindicó, Paganini vino a verme. “Tengo una viola maravillosa, dijo, una magnífica Stradivarius que me gustaría tocar en público. Pero no tengo la música adecuada. ¿Le gustaría escribir una pieza para ella? Usted es el único en quien puedo confiar para esta tarea “. “Ciertamente, respondí, me siento más halagado de lo que puedo expresar, pero para estar a la altura de sus expectativas y para que un virtuoso como usted se luzca en una obra de ese tipo, hay que saber tocar la viola, y yo no sé. Desde mi punto de vista, sólo usted puede resolver este problema”. “No, insisto, dijo Paganini, usted va a hacer un buen trabajo; por mi parte estoy ahora demasiado enfermo para componer música y no puedo ni pensar en ello.”

Intenté entonces complacer al famoso virtuoso escribiendo un solo para viola, pero uno que involucrase a la orquesta de tal modo que no se redujese la eficacia de su contribución. Estaba seguro de que Paganini, con su incomparable fuerza interpretativa sabría cómo mantener la supremacía de la viola. El reto me pareció novedoso; pronto tracé un atractivo plan y me dispuse muy aplicadamente a llevarlo a cabo. Tan pronto   completé el primer movimiento, Paganini quiso verlo. Pero cuando vio lo que descansaba la viola en el allegro, exclamó: “Esto no puede ser, no hay suficiente para mí aquí. Debo estar tocando continuamente.” “Eso es exactamente lo que dije”, respondí. “Lo que usted quiere es un concierto para viola, y en ese caso, es usted el único que puede escribir bien para usted mismo.” Paganini no contestó; parecía decepcionado y se fue sin decir nada más sobre mi fragmento sinfónico. Unos días más tarde se fue a Niza, sufriendo ya la enfermedad de garganta que le mataría. No regresó hasta tres años después. (*)

Lord_Byron_-_Childe_Harold's_PilgimageDándome cuenta de que mi proyecto nunca sería adecuado para él, me concentré en llevarlo a cabo con un propósito diferente, sin preocuparme de cómo exhibir la viola solista. Mi idea era escribir una serie de escenas de orquesta, en las que la viola estaría involucrada en mayor o menor grado, conservando su propio carácter. Decidí situarla entre los recuerdos poéticos provenientes de mis andanzas en los Abruzos, quise hacer de la viola una especie de melancólica soñadora a la manera del Childe-Harold de Byron. De ahí el título de la sinfonía: Harold en Italia. Al igual que en la Sinfonía Fantástica, un motto (la primera melodía de la viola), se reproduce a lo largo de la obra.


La diferencia es que mientras en la Sinfonía Fantástica la “idea fija” se impone como una obsesión apasionada en escenas que son ajenas a la misma y perturba el curso de la música, la melodía de Harold se superpone a las otras voces orquestales, y contrasta con ellas en tempo y carácter sin interrumpir su desarrollo.

A pesar de la complejidad armónica de la obra, compuse esta sinfonía tan rápidamente como la mayoría de mis otras obras; pero pasé mucho tiempo retocándola. Con la misma Marcha de los peregrinos, que había improvisado en un par de horas meditando junto al fuego, estuve seis años cambiando detalles, lo cual, creo, la mejoró sustancialmente. La versión original obtuvo un éxito inmediato cuando fue interpretada por primera vez en el concierto que di el 23 de noviembre de 1834 en el Conservatorio.

El primer movimiento fue el único que no recibió más que tibios aplausos. La culpa fue de Girard, que dirigía la orquesta. No trabajó suficientemente la coda (11:47), en la que el ritmo debe ir aumentando gradualmente hasta el doble de la velocidad original. Sin este gradual acelerando, el final del Allegro es lánguido y frío. Fue una tortura para mí oír cómo se arrastraba.

Harold en las montañas – Escenas de melancolía, de felicidad y de alegría (Adagio – Allegro)

La Marcha de los peregrinos obtuvo un bis. En la repetición, hacia la mitad de la segunda parte, cuando después de una breve pausa el sonido de las campanas del monasterio se escucha de nuevo (6:22), interpretado por dos notas del arpa duplicada por flautas, oboes y trompas, el arpista contó mal los compases y se perdió. En vez de recuperar el compás y ponerse de nuevo en marcha, como he hecho una docena de veces en casos similares (tres cuartas partes de los arpistas cometen el mismo error en ese punto), Girard gritó a la orquesta: “¡el último acorde!” y allá se fueron, saltándose la cincuentena de compases anteriores. Fue una masacre.

Marcha de los peregrinos cantando la oración de la tarde (Allegretto)

Afortunadamente la marcha había sido interpretada correctamente la primera vez y el público no tuvo dudas de la causa de la catástrofe en la repetición. Si el error hubiese sido la primera vez, la cacofonía se habría atribuido sin duda al compositor. Ya lo sabía, pero desde mi revés en el Théâtre Italien, yo tenía tan poca fe en mis habilidades como director que durante mucho tiempo dejé a Girard dirigir mis conciertos. Pero a la cuarta interpretación de Harold le vi cometer un gran error al final de la Serenata, en la que si el tempo de una parte de la orquesta no se ralentiza exactamente a la mitad, la otra parte no puede trabajar, ya que cada compás de una parte corresponde a la mitad del de la otra.

Serenata de un montañés de los Abruzos a su amada (Allegro assai-Allegretto)

Y también me había dado cuenta de que era incapaz de galvanizar la orquesta al final del primer allegro. En consecuencia, decidí dirigir yo mismo en el futuro y no depender de nadie para transmitir mis intenciones a los intérpretes. Sólo en una ocasión falté a la promesa que me hice a mí mismo entonces, y ya se verá con qué consecuencias. (**)

Después de la primera audición de la sinfonía, una revista musical de París publicó un artículo en el que me maltrataron violentamente. El artículo comenzaba de esta ingeniosa manera: “¡Ha!, ¡ha!, ¡ha! – ¡haro! ¡haro! ¡Harold!”(***) Un día después recibí una carta anónima en la que, tras un torrente de insultos aún más groseros, me acusaban de no tener el valor suficiente para volarme los sesos.

Orgía de bandidos. Recuerdos de las escenas precedentes” (Allegro frenetico – Adagio – Allegro)

Hector Berlioz. Memorias.

 

(Los audios son de la interpretación de Sir Colin Davis con la London Symphony Orchesta en el Barbican, en  Febrero de 2003. El violista fue Tabea Zimmermann.)

 

(*)  Paganini no escucho Harold en Italia hasta cuatro años después, el 16 de Diciembre de 1838, en un concierto en el que fue interpretado junto a la Sinfonía Fantástica. Lo que sucedió al acabar quedó retratado en un cuadro de Adolphe Yvon, y lo explica Berlioz en sus Memorias:

El concierto había terminado; yo estaba exhausto, temblando y cubierto de sudor, cuando, a través de la puerta de la orquesta, Paganini, seguido por su hijo Aquiles, vino hacia mí gesticulando expresivamente. A consecuencia de la enfermedad de la laringe de la que murió, ya había perdido completamente su voz, y, cuando no estaba en un lugar absolutamente silencioso, sólo su hijo podía oír o más bien adivinar sus palabras. Hizo una seña al niño que subió a una silla, acercó su oído a la boca de su padre y escuchó atentamente. Luego, Achille bajó y volviéndose hacia mí, dijo: “- Mi padre me dice que le asegure, señor, que nunca en su vida le ha emocionado tanto un concierto, que su música le ha conmovido profundamente, y que si no se contuviese, caería de rodillas para darle las gracias.”

Paganini se arrodilla ante BerliozAnte estas extrañas palabras, hice un gesto de incredulidad y confusión; pero Paganini me tomó del brazo y, susurrando con lo que quedaba de su voz, dijo:” – ¡Sí! ¡Sí!,” y me arrastró al escenario, donde todavía había muchos músicos, se arrodilló y besó mi mano. Imagino que no hace falta decir qué vértigo se apoderó de mí; me limito a relatar el hecho.

Sigue el comentarista de Le Monde Illustré, el periodico que, años después, publicó la historia y el grabado con el cuadro de Yvon:

Al día siguiente, Berlioz, enfermo y en cama, recibió la visita del joven Achille Paganini, que le dio la siguiente carta de su padre y se marchó a toda prisa:

«Mi querido amigo, con Beethoven muerto sólo Berlioz le podía traer de vuelta a la vida; yo, que he gustado sus divinas composiciones, dignas del genio que es Vd., creo que es mi deber rogarle que acepte como un homenaje los 20.000 francos que le serán entregados a la presentación de la nota adjunta. Siempre afectísimo suyo, Nicolo Paganini.»

(**) Se refiere al estreno de su Requiem, en el que sustituyó sobre la marcha al director François Antoine Habeneck cuando vio que en el Tuba mirum bajaba la batuta par tomar un poco de rapé.

(***)  La palabra que sigue a la onomatopeya de la carcajada, “haro”, tiene un sentido especial en Francia: “El clamor de haro o grito de haro es el término que se usa para designar una antigua acción jurisdiccional de origen medieval que consiste en que quien cree estar siendo sufriendo un perjuicio en un momento dado grita ¡haro! para demandar justicia y pedir socorro de los testigos” (wikipedia). Por otro lado, la frase puede satirizar la forma en que el tema de Harold va afirmándose cada vez con más seguridad a lo largo de la obra

 

-♦-

roberto diazEl chileno Roberto Diaz, que fue violista principal de la Orquesta de Filadelfia e interpretó con ella todo el repertorio para su instrumento, es actualmente el presidente/director del Curtis Institute of Music de esa ciudad, considerado por muchos el mejor conservatorio de los Estados Unidos. Ha colaborado con directores como Wolfgang Sawallisch, Ricardo Chailly, David Zinman y Richard Hickox, y artistas como Isaac Stern, Yo-Yo Ma, Emanuel Ax y Yefim Bronfman. Podemos verle aquí interpretando con Jeremy Denk el Allegro appassionato de la Sonata en Mi bemol mayor op.120 no.2 de Brahms

Y aquí, en el muy recomendable Concierto para viola de Walton, con la Artosphere Festival Orchestra dirigida por Corrado Rovaris.

-♦-

4 Comentarios

  1. Gracias por el fragmento y los ejemplos. Creo que es la mejor forma de entregar unas notas al programa para Harold. Sobre todo si está tan bien traducido. Sinceramente, espero disfrutar este concierto.

    Me gusta

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s