Richard Strauss: Aus Italien

OSCyL, Jesús López Cobos
20 y 21 de Febrero de 2015
Villa-Gregoriana-Tivoli-Roma

Villa Gregoriana. Tivoli, Roma.

Aus Italien (“Desde Italia”), es la fantasía sinfónica que Strauss compuso inspirándose en las impresiones del viaje que hizo a ese país en el verano de 1886, recién cumplidos los veintidós años, durante el que visitó Roma, Bolonia, Nápoles, Sorrento, Salerno y Capri.

Casi treinta años después, Strauss llamaría Sinfonía Alpina a una obra en la que de nuevo describe paisajes, ahora en un viaje de un día, y que es un paradigma de poema sinfónico, el último que compuso. Por el contrario, aunque es considerado el primero de sus poemas sinfónicos, Aus Italien fue etiquetada por su autor como fantasía sinfónica, y también puede entenderse como una sinfonía con programa o como cuatro pequeños poemas sinfónicos reunidos en una sinfonía clásica. El compositor Israel Sánchez López explica que “todos los movimientos coinciden en la forma sonata como procedimiento estructural y de significación para cada movimiento: cierta trascendencia –relajación – profundidad y alegría”, y en ellos, en palabras del director Gianandrea Noseda “podemos oler la atmósfera de Sorrento, podemos sentir cómo se abren las flores y los olores que desprenden, percibir, no específicamente un lugar, sino la atmósfera de ese lugar, y el olor de mi país”

Los títulos de los movimientos son explícitos. En el primero, Andante, “En la campiña”, se expresa la expectación del viajero y la emoción del descubrimiento del paisaje italiano desde el Tivoli. La influencia de Brahms, que fue quien le animó a emprender ese viaje es patente en las “fantásticas imágenes del pasado esplendor, los sentimientos de nostalgia y dolor de un presente iluminado por el sol” del Allegro molto con brio, “Ruinas de Roma (9:24) que sigue. El Andantino , “En la playa de Sorrento” (21:59) es una ensoñación impresionista bañada de luz y mecida por el vaivén de suaves olas. Y el Finale- Allegro molto, “Escenas de la vida popular napolitana” (34:12) un “hilarante revoltijo de temas” que reflejan el bullicio de esa ciudad, en el que se escucha y desarrolla ampliamente el famoso Funiculí, funicula, que Strauss tomó como una canción popular pero que en realidad había sido compuesto muy poco antes, para hacer publicidad del funicular del Vesubio, por Lugi Denza, quien le puso por ello -y ganó- un pleito.

Staatskapelle Dresden, Rudolf Kempe.

1 comentario

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s