Masaaki Suzuki: Amor a la música

OSCYL-PROGRAMA-08-14-15

Conciertazo. Y el descubrimiento de un enorme director, más allá de Bach. Con una orquesta de primerísima categoría que no deja de superarse a sí misma y que con cincuenta músicos para Mendelssohn y Beethoven y una treintena para Mozart, tuvo anoche de su mano la mejor actuación de la temporada. Ni aproximaciones al barroco, ni historicismos ni ningún ismo, anoche el Auditorio, hasta los topes con un programa de clásicos-clásicos, pudo emocionarse y asustarse con las olas de Mendelssohn, vivir la alegría de Mozart y disfrutar hasta casi el sufrimiento ante la apabullante vitalidad del Beethoven más increíblemente feliz en la desgracia. Mendelssohn sonó al mejor Mendelssohn, Mozart al mejor Mozart y Beethoven al mejor Beethoven, y esto último tiene mayor mérito cuando la pieza era “sólo” su Segunda sinfonía. Pero es que la “frescura, sobriedad y vigor espiritual” que se atribuyen a Suzuki no son sus virtudes sino las que convienen a Bach, y ayer, el director japonés recurrió a otras para que todo el protagonismo recayese, no en él, ni en la orquesta, ni en los solistas, y hasta ni siquiera en los compositores, sino en la música, para hacernos llegar la música como sólo es capaz de hacer quien la ama. Los entendidos hablarán de dinámicas y volúmenes, de tempos y de individualización de planos sonoros; el público llano sólo sabrá decir que todo le gustó muchísimo. La OSCyL fue anoche el maravilloso instrumento de un director que, después de firmar unas de las mejores grabaciones de las cantatas de Bach, puede dar mucho que hablar con el repertorio clásico.

Viviane Hagner, al parecer a punto de ser madre, fue sustituida por la jóven Alina Ibragimova, cuya actuación fue impecable. El precioso sonido de la viola de David Quiggle quedaba muy tapado por la orquesta, pero las dos cadenzas de la Sinfonia concertante, y en particular la de su Andante, fueron dos de los momentos inolvidables de un concierto sensacional. El dúo nos regaló un bis que sonaba a Schubert . Suzuki y la OSCyL nos regalaron toneladas de la mejor música.

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s