Beethoven: Sinfonía nº 2

OSCyL, Masaaki Suzuki
22 y 23 de Enero de 2015
Casa de Beethoven en Heiligenstadt

Casa de Beethoven en Heiligenstadt

La Sinfonía No. 2 en re mayor, op.36 fue compuesta en el verano de 1802 en Heilligenstadt, donde Beethoven estaba luchando por conseguir el control de su vida. En este período escribirá la famosa carta a sus hermanos conocida como El Testamento de Heilligenstadt, en el que se manifiestan las dos actitudes tan a menudo presentes en la obra del compositor: La resignación ante la muerte que siente tan cerca y la rebelión de un hombre que amaba a la gente, que era un apasionado del arte y que era ambicioso y deseaba triunfar. Pero aún así, hay pocas muestras en la sinfonía de la terrible agitación del compositor. Los temas del primer movimiento son de una fuerza increíble, simulando una jubilosa fanfarria, y la alegría del final es una prueba del vigor que él tenía a pesar de todo.

El propio autor dirigió el estreno en Viena el 5 de abril de 1803 de esta segunda sinfonía, que puede ser justamente considerada como una conmovedora adición al Testamento de Heilligenstadt. (*)

…qué humillación cuando alguien cerca de mí escuchaba una flauta a lo lejos, y yo no oía nada, o alguien escuchaba el canto de un pastor, y de nuevo yo no oía nada. Estas cosas me pusieron al borde de la desesperación; faltó muy poco para que pusiese fin a mi vida; sólo el arte me detuvo.

…cuando algún día leáis estas palabras, pensad que habéis sido injustos conmigo,  y dejad que los desventurados hallen consuelo al descubrir que hubo alguien como ellos, que a pesar de todos los obstáculos de la naturaleza, hizo cuanto estuvo en sus manos para ser admitido en las filas de los artistas de mérito y los hombres de bien.

…adiós y no me olvidéis completamente cuando haya muerto, merezco eso de vosotros, habiendo yo pensado en vida tantas veces cómo haceros felices, sedlo.

Wiener Philharmoniker, Christian Thielemann.

Adagio – Allegro con brio.

La peculiar gravedad y dignidad de Beethoven que, en palabras de Berlioz, “impone respeto desde las primerísimas notas preparándonos para la emoción”. Una severa alegría que en algunos momentos recuerda a Mozart, por ejemplo, su obertura de La flauta mágica.

Larghetto (12:27)

La joya de la sinfonía, que como absoluta obra maestra que es, puede escucharse una y otra vez y no sólo no cansa sino que cada vez se disfruta más. Inconfundible marca del autor, muy próximo al de la Pastoral. Para Berlioz, “el movimiento dibuja una inocente felicidad apenas empañada por algunos esporádicos toques de melancolía“. Y la tristeza que puede percibirse es en cualquier caso serena y esperanzada

Scherzo: Allegro (24:40)

Beethoven sustituye el clásico Minuetto por un scherzo, más vivo y dinámico, un invento con el que se gana el calificativo de excéntrico. Lo cual es sinónimo de egregio. Podemos ver al oboe y al fagot remedando a dúo una danza popular austríaca y a un Beethoven entusiasta que “mantiene su fe en la gloria inmortal, en el amor y en la abnegación”

Allegro molto (28:05)

“Un segundo scherzo…aún más refinado y picante”, con acelerados violines y un brusco inicio con unas notas en las que el musicólogo Robert Greenberg escucha un hipo, y argumenta: “Los problemas gástricos de Beethoven, sobre todo en momentos de gran tensión – como la crisis de 1802 – fueron legendarios. … Casi desde el día de su estreno se dio por sobreentendido que era de eso de lo que esta música trataba. Beethoven nunca lo refutó; de hecho, lo debió alentar. En caso contrario, ¿cómo podría haberse convertido esa interpretación en moneda corriente Y es moneda corriente.”

Pero también los críticos de la época de Beethoven eran imaginativos. En el Zeitung fuer die elegante Welt (“Periódico para el mundo elegante”) se dijo de la sinfonía: “Es un grosero monstruo, un dragón herido retorciéndose espantosamente que se niega a morir, y al final, aunque desangrándose, da furiosamente vueltas alrededor de su cola enhiesta”

Mejor olvidarse de imágenes y concluir con Berlioz: “Todo en esta sinfonía es genial.”

Testamento de Heiligenstadt

Testamento de Heiligenstadt

(*) Tomado de All About Beethoven

3 Comentarios

  1. !!Hay que ver ,como “fardas” del Auditorio Miguel Delibes !!.(que por cierto está ,pero que muy bien)
    y Viva por siempre Beethoven ,que como él ,hay muy pocos .Hoy tengo el dia inspirado,más vale así
    U.A.y adióooooos (perdona las tonterias ),pero hoy estoy contenta. 😀

    Me gusta

    • Está muy bien por fuera y por dentro, pero se oye aún mejor. Y la orquesta, buenísima. Ahora que no nos oye nadie, creo que he salido ganando con el cambio… UA, y que sigas así de inspirada

      Me gusta

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s