Ivan Martín, un regalo inolvidable

Ivan Martin Delibes Valladolid

Ivan Martín trajo ayer a Beethoven y a Chopin a Valladolid. Desde la primera nota de la Sonata nº 1, supimos que era Beethoven el que se expresaba en su piano, también con su alegría, pero sobre todo con la determinación y el dramatismo de la música y los silencios de una Patética escalofriante. Luego nos presentó el Chopín de los Nocturnos, ayer feéricos, y el desbordante y casi incontinente hablador de la Balada nº 1 y la Gran Polonesa Brillante. Dos mundos opuestos en los que Ivan Martín navegó con igual pasión y soltura, transmitiendo la emoción y la riqueza de la música como muy pocos son capaces. Que lo hiciera sin partitura es anecdótico: Es uno de los más grandes pianistas que pueden escucharse hoy, un gran músico y un virtuoso, y su concierto ha sido un homenaje a la música y al piano, un regalo inolvidable.

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s