Lección del Cuarteto Casals

Casals Delibes Valladolid

El padre de la fuga y el padre del cuarteto preparando el terreno para que el genio de la música culminase con el enorme KV 387 y anticipase a Beethoven, ese fue el regalo y la lección de este superlativo cuarteto que encantó al público que llenaba casi completamente la sala de cámara del Auditorio, un viaje por el camino de la fuga. Bach resultó muy austero; las perlas de la sesión fueron el Adagio del Op.20 nº 5 de Haydn, el Minuetto del KV 168, el Adagio KV 546, todo el KV 387 de Mozart… y todo el Beethoven que hay en Mozart.

La acústica de la sala que, como los mejores directores de cine, es tan buena que apenas se piensa en su influencia, tuvo también su responsabilidad en la satisfacción de los asistentes y en sus cálidos y prolongados aplausos, que el cuarteto agradeció con una transcripción de la Fantasía para cuatro violas de gamba de Purcell, presentada por Abel Tomás -que anoche ejerció siempre de primer violín- como “lo más disonante de la noche”. Con ella cerraron el círculo y un concierto magnífico, mostrando la modernidad de los orígenes.

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s