Cuarteto Casals

28 de Noviembre de 2014
Cuarteto Casals

El Cuarteto Casals son Vera Martínez Mehner, violinista madrileña, los hermanos Abel y Arnau Tomas, violín y chelo, barceloneses, y, desde 2002, el viola Jonathan Brown, de Chicago. Su prestigio no ha hecho sino crecer desde la fundación del grupo en 1997 y hoy son reconocidos como una de las mejores formaciones del mundo. Escuchar en directo el maravilloso sonido de sus arcos barrocos y ser testigos de la complicidad que establecen durante sus interpretaciones es un auténtico privilegio.

El programa, Mozart y Haydn, empieza en realidad con Bach, pues las Cinco fugas para cuarteto de cuerda K 405 son transcripciones del segundo libro de El clave bien temperado. Pueden escucharse y compararse aquí. Mozart empezará propiamente con los cuatro brevísimos movimientos del Cuarteto en Fa mayor K 168, uno de los cuartetos vieneses que compuso bajo la influencia de la obra de Haydn. Seguirá el Adagio y Fuga para Cuarteto de cuerda en Do menor K 546, quince años posterior, una pieza tras la que se halla también Bach, ya en su gravísimo adagio pero sobre todo en la fuga, que es en realidad la transcripción de la KV 426 para dos pianos. Esta es la interpretación del Quatuor Debussy, al que, como sucederá con el Casals, le faltaría la colaboración de un contrabajo para interpretar la obra tal como fue compuesta.

Tras estos antecedentes, retrocederemos cinco años para escuchar al Mozart más puro de su Cuarteto de cuerda en sol mayor K 387, conocido como Cuarteto de la Primavera, el primero que dedicó a Haydn, obra mayor por calidad y duración que podemos disfrutar aquí a cargo del Gewandhaus Quartet,  y que, como todas las composiciones del programa, termina con un movimiento fugado.

Por último (pero no lo último*), uno de los cuartetos de la opus 20 de Haydn, un punto de inflexión en la historia de la música a la que el compositor debe en buena parte el ser considerado “el padre del cuarteto”. El elegido es el Cuarteto de cuerda en Fa menor op. 20 nº 5 Hob III:35. Prescindiendo de las innovaciones musicales que los expertos encuentran en esta obra, los aficionados gozaremos especialmente de su Adagio, con el primer violín revoloteando sobre una dulcísima Siciliana que parece inacabable pero se hace corta (12:55 en el Youtube del Quatour Ebène que sigue) y del final, también una fuga, Fuga con dos temas, el primero de los cuales es un estandar frecuentemente utilizado en el Barroco, cuyo ejemplo principal y más conocido sería el For unto us a child is born de El Mesías de Haendel, y que aparece aún más claramente en el Kyrie del Requiem de Mozart

(*) El Cuarteto Casals interpretó este mismo programa en L’Auditori de Barcelona el pasado 7 de Octubre, y allí, la obra de Haydn se escuchó en segundo lugar, en el orden históricamente lógico con que, con toda probabilidad, se seguirá también aquí la evolución de la forma fugada: Bach, Haydn, Mozart-Bach, Mozart-Haydn y Mozart-Mozart.

-♦-

Una muestra de las cualidades del Cuarteto Casals en esta interpretación del Largo y el Presto final del Cuarteto en mi bemol op.33 nº 2, “La broma”, en una actuación en 2009 en Málaga.

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s