Schoenberg: Lied der Waldtaube

Katarina Karnéus, OSCyL, Erik Nielsen
17 y 18 de Octubre de 2014
El viejo castillo de Gurre

Reconstrucción imaginaria de Gurre, castillo en las afueras de Elsinor (ciudad del famoso Kronborg de Hamlet), que fue residencia de los reyes daneses en el siglo XIV

La canción de la paloma del bosque, es uno de los Gurre-lieder, el ciclo de las Canciones de Gurre compuestas por Schoenberg entre 1900 y 1911 sobre los textos del poeta danés Jens Peter Jacobsen que, inspirados en antiguas leyendas medievales, narran el amor del rey Waldemar y la joven Tove, y la muerte de ésta ordenada por la reina Helvig, la esposa celosa. Su primera parte concluye con esta Voz de la paloma del bosque, el único pero tremendo pasaje para la mezzo en el que Tove, convertida en paloma, llora su propia muerte y denuncia a la asesina:  “¡He volado lejos, he buscado el dolor, lo he encontrado en abundancia! ¡Fue el halcón guerrero de Helwig quien despedazó cruelmente la paloma de Gurre!”. Y aunque la tercera parte de los Gurre-lieder muestran el inicio de la evolución de Schönberg hacia la dodecafonía, las dos primeras partes y esta canción en concreto, se inscriben todavía muy claramente en el post-romanticismo y son una preciosa joya para wagnerianos, straussianos y mahlerianos. Sus tres minutos finales sobran para comprender el por qué:

Aquí sigue ahora la fantástica interpretación completa de la mezzo Brigitte Fassbaender con la Deutsches Symphonie-Orchester Berlin y Ricardo Chailly. Merece la pena seguir el texto.

VOZ DE LA PALOMA DEL BOSQUE (Gurre-lieder)

Con imágenes, aunque extrañamente mutilada en su parte central, la versión reducida interpretada por Michelle DeYoung con Seiji Ozawa al frente de la Saito Kinen Orchestra

Y un último audio imprescindible para los devotos de Janet Baker, una dramática y fascinante paloma. Grabación mítica con la Royal Philharmonic Orchestra dirigida por Norman del Mar.

♦-

Hemos escuchado a Brunhilda, a Branghane, y hasta al pastor de Tristán, y también a Mahler, con algunos redobles militares y el aroma de La canción de la tierra. Pero en La canción de la paloma del bosque se repite insistentemente una llamada que parece una cita intencionada. Porque es casi inevitable escuchar esto

y no recordar esto otro,

casi la firma de Salomé. La ópera de Strauss se estrenó en 1905, una fecha en la que Schoenberg ya había compuesto las dos primeras partes de sus Gurre-lieder. Pero no concluyó la orquestación hasta 1911 y el estreno se demoró dos años de modo que todo indica que esas notas serían, si acaso, un homenaje a Strauss. Y si estaban desde el principio, una coincidencia o que ambos bebieron de un tercero en discordia.

-♦-

Notas al programa de Enrique Garcia Revilla, aquí.

Puedes dejar tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s